Educación

El resurgir de la marea verde en Aragón: «La tan ansiada inclusión no llega a ser real porque falta personal»

Representantes de decenas de centros educativos reconocen que es «complicado» organizar el próximo curso con reducciones horarias y los mismos recursos.

IBeatriz Mur, María Teresa Fernández y Andrea Delpón, secretaria, directora del CPI Juan Pablo Bonet, y exalumna, esta mañana en la concentración, tras la pancarta.

IBeatriz Mur, María Teresa Fernández y Andrea Delpón, secretaria, directora del CPI Juan Pablo Bonet, y exalumna, esta mañana en la concentración, tras la pancarta. / MIGUEL ÁNGEL GRACIA

Eva García

Eva García

Hace una década la marea verde inundó las calles de Aragón con protestas y reivindicaciones educativas para protestar por los recortes llevados a cabo en la época de Luisa Fernanda Rudi (PP) como presidenta de Aragón. Tras unos años de calma tensa donde han seguido las protestas, aunque con menor intensidad, la llegada al Gobierno de Aragón del equipo PP-Vox las ha vuelto a reactivar. En la protesta de esta mañana a las puertas del Departamento de Educación volvieron a verse muchas camisetas verdes y un lema en todas ellas (que se repetía también en las pancartas), el «No a los recortes en educación». El departamento los desmiente, pero los centros educativos denuncian pérdidas de docentes y niegan estar sobredimensionados.

En el colegio Juan Pablo Bonet de Movera «perdemos algo más de un profesor», concretamente 1,07 (o sea, más de 25 horas), asegura María Teresa Fernández, directora del centro, que fue a la protesta acompañada por, entre otros, Beatriz Mur, secretaria, y Andrea Delpón, exalumna. «Somos un centro preferente TEA, no cubren la reducción horaria de las 24 horas semanales de los docentes, ni la de dos horas para mayores de 55 años», a lo que hay que añadir que tienen jornada continua y tampoco se cubre «la hora lectiva de los profesores de refuerzo por la tarde». Esto provoca que «la tan ansiada inclusión no llega a ser real porque nos falta lo más importante, que es el personal docente para atender a los que están aquí, a los niños», aseguraba. A su lado, Andrea, exalumna del centro, que reivindicaba que «no pueden exigir calidad, no materializar las promesas y luego recortar en profesoras, en futuro y en calidad».

También estuvieron presentes cinco docentes del CPI Maestro Monreal de Ricla, comandados por su director, Diego López Gutiérrez, quien pedía «tener profesorado suficiente para atender la diversidad que hay en las aulas» porque si no será imposible. A ellos también les reducen un docente, que no cubrirá la hora 25 de Infantil y Primaria.

Más recortes habrá en el CEIP Valdespartera de Zaragoza, que este curso tenía dos docentes extra en Primaria y uno en Infantil, además de otro en apoyo. Esta última no estará porque «hay menos natalidad y niños y se ha cerrado una vía. Eso es normal, pero desaparecerán los otros apoyos», señalaba Lourdes Ibáñez, jefa de estudios; quien explicaba que «el mismo profesorado que está en los centros se tendrá que hacer cargo de las clases y de las reducciones horarias» al desaparecer los apoyos ordinarios. En el IES Torre de los Espejos de Utebo la reducción será de «tres o cuatro docentes», explicaba Lucía Bernabéu, maestra, consciente de la dificultad de organizar el próximo curso.

Ana, Jorge Tabuenca y Sergio, auxiliares de Educación Especial, esta mañana.

Ana, Jorge Tabuenca y Sergio, auxiliares de Educación Especial, esta mañana. / EL PERIÓDICO

Jorge Tabuenca (auxiliar de educación especial del colegio Gloria Fuertes de Andorra), Ana (de José María Mir) y Sergio (del Soledad Puértolas) fueron a la protesta a apoyar porque al mes que viene les toca a ellos y «queremos dar visibilidad, mostrar que estamos en la lucha porque no queremos un comienzo de curso como el pasado; y sí que cada alumno con necesidades educativas especiales tenga su auxiliar», explicaban De momento, Educación ha anunciado la creación en plantilla de 167 plazas, «necesarias», pero este curso se han contratado más de 500 auxiliares y «tememos que ahí pueda venir el corte».