Nuevo fármaco

Diez aragoneses ya han recibido la inyección subcutánea contra el cáncer

El Ministerio de Sanidad financiará una inmunoterapia que se administra en siete minutos y en cuya fase de validación ha participado el hospital Clínico de Zaragoza

Dolores Isla (a la derecha), durante la presentación del fármaco en Madrid. | ROCHE

Dolores Isla (a la derecha), durante la presentación del fármaco en Madrid. | ROCHE

Eva García

Eva García

El Ministerio de Sanidad ha dado luz verde a la financiación de Trecentriq (atezolizumab), un fármaco desarrollado por la compañía Roche para pacientes que padecen cáncer de pulmón, hígado, vejiga y mama. Esta inmunoterapia se administra mediante una inyección subcutánea en aproximadamente siete minutos, en lugar de la intravenosa, que tiene una duración de más de 40.

En el proceso de validación del fármaco han participado diez pacientes del hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza. «Con el cambio en la forma de la inyección bajan las molestias y el tiempo de estancia del paciente en el hospital», asegura a este diario Dolores Isla, jefa de Oncología Médica del Clínico. Se trata de un estudio internacional, en el que en España han participado unos 40 pacientes, de siete hospitales, entre ellos los diez de Zaragoza.

La reducción hospitalaria con esta inmunoterapia es importante, sobre todo ahora que «el sistema está muy saturado», dice Isla. Por tanto, existe una doble ventaja: para el enfermo y también para el sistema público, pues «hay una reducción de costes» y una preparación «más sencilla», porque no requiere un ambiente estéril y se lleva a cabo en pocos minutos, frente a la vía intravenosa, que requiere algo más de 60 minutos de administración. «El paciente gana en calidad de vida», matiza.

La aprobación de este fármaco se ha producido en tiempo récord, ya que fue autorizado por la Agencia Europea del Medicamento en Europa en enero y en España el 1 de julio. Ese visto bueno se basó en el estudio en el que participó el hospital Clínico, cuyos pacientes mostraron niveles del fármaco en sangre tras la inyección subcutánea y un perfil de seguridad y eficacia igual a la formación intravenosa. El 79% de ellos eligió esta nueva forma de administración del fármaco.

Se analizó la preferencia del enfermo en el tratamiento intravenoso o subcutáneo y la gente prefiere este último «por las ventajas» que ofrece y «el beneficio en cuanto a confortabilidad y comodidad», asegura Isla, también investigadora principal de este estudio. Asegura la oncóloga que el fármaco podrá administrarse próximamente en el Clínico, puesto que «ya tenemos experiencia al participar en el ensayo». En todo caso, desconoce a cuántos pacientes podría beneficiar, ya que primero habría que saber cuántos están tomándolo por vía intravenosa. Esta está indicada en algunas de las formas de cáncer más agresivas y difíciles de tratar, como son el cáncer de pulmón no microcítico en estadio inicial o para diversas formas del metastásico; el carcinoma hepatocelular; el cáncer de mama triple negativo metastásico o sarcoma de partes blandas alveolares.