COOPERATIVAS AGROALIMENTARIAS DE ARAGÓN

La importancia de los valores en las cooperativas

En Aragón, cerca de 52.000 familias están vinculadas a este modelo empresarial

El modelo cooperativo se basa en la solidaridad y la democracia

El modelo cooperativo se basa en la solidaridad y la democracia / Cooperativas Agroalimentarias

Xabier Otazu

La federación de cooperativas agroalimentarias aragonesas representa a 160 entidades distribuidas por toda la geografía de nuestra Comunidad. Cerca de 52.000 familias están vinculadas a ellas.

Hace tres años se realizó un estudio sobre la percepción del cooperativismo en Aragón, y se observó que, a pesar de la importancia que estas organizaciones tienen en nuestra región, y especialmente en las zonas rurales, cada vez es menor el conocimiento que los ciudadanos tenían sobre este modelo empresarial.

Dado que las cooperativas, además de ofrecer producto local y de calidad, cuentan también con una serie de valores propios relevantes que resulta importante transmitir a los consumidores, se comenzó a trabajar para darles visibilidad.

Valores como ser entidades en la que sus miembros, sus socios, son iguales en derechos y en responsabilidades y trabajan bajo un sistema basado en la solidaridad y la democracia: sus miembros colaboran y son quienes participan en la toma de decisiones. Esa colaboración tan propia del cooperativismo les hace resilientes ante las crisis y los desafíos dado que, al contar con la ayuda mutua de los socios, consiguen ser organizaciones con una “esperanza de vida” muy alta, lo cual las hace más confiables.

Al contrario que otras entidades, las cooperativas agroalimentarias no son deslocalizables y revierten sus beneficios en las regiones en las que están ubicadas. Son también generadoras de empleo estable en zonas en las que la oferta laboral es menor y, con su presencia, favorecen la existencia de otros servicios para los pueblos, siendo fijadoras de población.

Su compromiso medioambiental y su trabajo a favor de la sostenibilidad también las hacen muy importantes para el territorio.

Y, con este objetivo de incrementar el conocimiento entre los ciudadanos del cooperativismo aragonés, y de lo que lo caracteriza, se puso en marcha la iniciativa de “Impulso a los valores cooperativos (sociales, ambientales y de desarrollo empresarial en el medio rural) a través de una metodología de coaching innovadora”. Gracias a las acciones emprendidas desde este proyecto se han podido poner en marcha acciones que han permitido llegar a muchas personas, acercando los citados valores cooperativos y tratando de diferenciar en positivo a los alimentos de estas entidades. Se han realizado, por ejemplo, campañas de difusión del cooperativismo y sus valores, se ha asistido de manera individual a diversas cooperativas para mejorar o iniciar acciones de comunicación, se ha posibilitado tener un mayor eco en los medios de comunicación, se ha impulsado la creación y participación de acciones colaborativas como la puesta en marcha de una campaña de promoción de la fruta de hueso de temporada o la creación de la futura marca que diferenciará a los productos de las cooperativas a través de un sello que visibilizará y pondrá de relieve estas características propias que se enumeraban anteriormente.

Al fin y al cabo, es de vital importancia que el consumidor esté adecuadamente informado cuando realiza sus compras y sea conocedor también de todo lo que implica la adquisición de un producto: debe tener plena seguridad sobre la calidad de aquello que adquiere, pero también ser conocedor sobre la repercusión positiva que sus compras tienen a muchos otros niveles. Y ahí es donde la diferenciación y reivindicación de los productos de las cooperativas agroalimentarias aragonesas adquiere su máxima importancia.

El proyecto cuenta con el apoyo económico de las ayudas de cooperación contempladas en el Plan de Desarrollo Rural para Aragón.