El mes de mayo es el mes dedicado a María y este año la Virgen de la Fraternidad en su Mayor Dolor, de la cofradía zaragozana de La Columna, ha iniciado peregrinación después de que el arzobispo Carlos Escribano autorizara que se pudiese venerar la imagen como: “Madre de los excluidos, pobres y enfermos”. Por ello, entre la Delegación Pastoral de la Salud de la diócesis y la hermandad han acordado que cada año peregrine en el mes de mayo a una parroquia de la Diócesis y, que se exponga para veneración de los fieles.

Este año permanecerá en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesúsdesde el 6 de mayo a las 17.30 horas que será el acto de acogida, hasta el 8 de mayo que habrá un acto de despedida después de la celebración de la misa a las 19.00 horas. El viernes 20 de mayo será trasladada la imagen de al convento de las religiosas dominicas quienes recibirán las peticiones que le hayan dejado en la urna para que sean rezadas por ellas.

Del 21 al 28 de mayo estará en el hall de entrada del hospital San Juan de la Cruz, durante la semana del enfermo que allí se celebrará, se recogerán las peticiones de enfermos, familiares, cuidadores y personal sanitario. Los dos sábados mencionados se realizarán sendos actos sencillos de oración para dar comienzo y concluir la semana con ellos, a las 12.00 horas.

El último sábado del mes, el 28 de mayo, a las 19.30 horas, la cofradía celebrará en la parroquia de Santiago, su sede canónica, el mes de María, con una eucaristía y posterior veneración de la imagen realizada por Pedro García Borrego, natural de Sevilla y afincado en Gijón desde 1940 a 1950, donde tenía un taller de escultura. Es una imagen de las llamadas “de vestir”, haciéndolo con túnica y manto rojo. El rosario que lleva en su mano izquierda fue bendecido por san Juan Pablo II. El año 2004 estrenó una corona realizada en Orfebrería Real de Sevilla en plata sobredorada con canasto de tipo rematado por imperiales, con ráfaga de cara sin estrellas con resplandores y decoración vegetal. En ella hay dos ángeles portando el escudo de la cofradía y rematada por una cruz latina sobre el globo terráqueo como símbolo de la redención.

Nueva publicación.

El palio con el que procesiona por las calles de Zaragoza en Semana Santa es de tipo cajón, con cuatro bambalinas rematadas por un fleco, llevando un medallón o gloria en el centro en su zona inferior, cuyo motivo es dos ángeles sosteniendo una corona sobre el anagrama de María, todo ello bordado, haciendo referencia a María Reina. A cada lado lleva cuatro varales que soportan un bastidor sobre el que se apoya el palio; van rematados cada uno por una macolla de la que salen en dirección descendente dos borlones con dos borlas en cada extremo.