Acaba de ser designado presidente de Junta Coordinadora por aclamación de los 25 hermanos mayores de las cofradías zaragozanas. ¿Qué objetivos se ha marcado?

Mariano, mi antecesor, ha hecho en estos ocho años una gran labor que merece ser continuada. De hecho, yo les dije a los hermanos mayores que mi labor va a ser la de continuar y mejorar cuestiones como la comunicación. Debemos saber vendernos mejor. Si nos llaman la Sevilla del Norte, vamos a explotar eso.

¿Necesitan para ello apoyo institucional? ¿Lo tienen o les gustaría más?

Es fundamental. Lo tenemos, pero no obviaré decir que me gustaría conseguir más. Juan Murillo puso la primera piedra que desarrolló Mariano Julve a la perfección y por esa senda hay que ir. Nosotros nos financiamos con las cuotas de las hermandades, pero recibimos ayudas para hacer actos como la Exaltación de Tambores y Bombos o el Pregón de la Semana Santa. Mi idea es aumentar el número de actos públicos que reduden también en favor de la ciudad, por ejemplo, en el aspecto turístico.

Quiere mejorar la comunicación y divulgación. ¿Cómo?

Debemos ir de la mano con el Ayuntamiento de Zaragoza para conseguir que nuestra Semana Santa salga en medios de comunicación más allá de los aragoneses. Málaga tiene una gran competidora que es Sevilla y ha conseguido ponerse en el mapa. Hay que mirar modelos y ver si hay cuestiones que podemos implementar aquí. Por ejemplo, la Fundación Lágrimas y Favores de Málaga recientemente presentó en Zaragoza, de la mano de la Asociación para el Estudio de la Semana Santa, un informe sobre lo que generó la industria cofrade en la ciudad andaluza (103 millones de euros), porque la Semana Santa es fe, pero también es arte y economía. Hay que ponernos en valor. Asimismo, creo que debemos apostar de forma importante por las redes sociales porque es, junto a los medios de comunicación tradicionales, la forma de aumentar la audiencia. En ese marco online, también voy a impulsar una web propia de la Junta Coordinadora de Cofradías que sirva de escaparate de todas. Durante todo el año hay muchas actividades que pasan desapercibidas como, por ejemplo, la obra social.

¿Cómo son las relaciones con la curia?

Está cambiando a pasos agigantados, aunque todavía falta. Los últimos arzobispos de la ciudad han apostado por las cofradías como una parte más de la Iglesia y yo me atrevo a decir que somos motores de actividad de muchas sedes canónicas. Hacemos catequesis, ayudas en limpieza, obra social... No hay que dar la espalda a la religiosidad popular y menos en estos momentos de secularización.

De hecho, el número de jóvenes es elevado en las cofradías...

Exacto. De ahí que uno de mis objetivos es conseguir que se celebre en Zaragoza el Encuentro de Jóvenes de Hermandades y Cofradías de España (JOHC). Nos pondrá en el mapa porque mueve a miles de jóvenes de los que aprenderemos mucho y nosotros les mostraremos cómo es nuestra Semana Santa con una especie de procesión extraordinaria. Es la mejor forma de que nos conozcan.

El mundo cofrade reclama un museo de la Semana Santa de Zaragoza. ¿Usted está entre ellos?

Sí, claramente. Hace unos días en un pleno del Ayuntamiento de Zaragoza se aprobó una moción de Vox enmendada por el equipo de gobierno PP-CS en la que se comprometían a hacerlo y que el primer paso era crear una comisión de trabajo. Es importante hacer las cosas bien y no montar algo por montar. Yo apuesto por un Centro de Interpretación en el que se expongan enseres e imágenes que muchas cofradías guardan en almacenes, pero también se haga una labor científica. Eso va en favor de todos. La ciudad puede enriquecerse culturalmente y que haya gente que conozca la Semana Santa en una visita al museo y decida viajar al año siguiente para verla en las calles y no dentro de un edificio.

¿Dónde lo prefiere? Siempre se habló del Palacio de Fuenclara, pero ahora parece que este emplazamiento pierde opciones...

Creo que debería estar en un lugar del centro y lo más próximo a San Cayetano, que es el epicentro de nuestra Semana Santa. Fuenclara gusta, pero también he oído hablar del CIFE Juan de Lanuza, en la cercana calle del Buen Pastor. Es un edificio municipal cedido a la DGA... No sé, no es lo más importante. Hay que hacerlo bien porque hay que pensar en espacios porque hay que introducir pasos, por ejemplo. También hay que pensar qué objetos van a llevar las diferentes cofradías. Los titulares no iban a estar...

¿Qué opinión le merece que haya pasos como La Entrada o El Descendimiento que estén un almacén guardados?

Mal. No me gusta que haya pasos en almacenes. Hay que reconocer que la labor de la hermandad de la Sangre de Cristo para conservar y enriquecer la Semana Santa zaragozana, pero creo que no es su sitio. Y hablo en cuestión de devoción, que solo se puede establecer durante una semana porque el resto del año no se pueden visitar, y también en poner en valor. Tapados con una sábana no los veo.

Hablaba de la Sevilla del Norte, pero es verdad que cada vez hay más tallas firmadas por imagineros sevillanos. ¿Qué opinión le merece? ¿Va en contra de la Semana Santa zaragozana?

En estos momentos los artistas procedentes de Andalucía son los que gozan de más renombre y calidad. Es normal que una cofradía, se interese en lo mejor, pero aquí en Zaragoza tenemos al joven imaginero Víctor Carazo y ya tiene un importante encargo: el nuevo paso de misterio de la cofradía de La Verónica.