Con motivo del quinario en honor del Cristo del Salvador, la hermandad que lleva su nombre realizó ayer una procesión por las calles de Teruel en la que participó la alcaldesa Emma Buj. Es la imagen más venerada de la ciudad y es conocido como Cristo de las Tres Manos, por tener una tercera mano en el costado izquierdo, perteneciente a un tríptico del Descendimiento cuyas dos figuras restantes fueron separadas.

No es la única leyenda en torno a este Cristo y es sobre su llegada a Teruel. Apareció flotando por las aguas del río Guadalaviar, que llegaba desbordado debido al deshielo de la nieve. La imagen se paró frente a las murallas de la ciudad y al rescatarlo los lugareños y llevarlo a la iglesia en la que se encuentra actualmente sucedió un milagro y las aguas descendieron.

Por algunos rasgos podría tratarse de una imagen de la transición del románico al gótico, probablemente del siglo XII.

La Hermandad del Cristo de las Tres Manos, que se constituyó en 1639 y todavía hoy sigue vigente.

La imagen se encuentra Iglesia de San Salvador de los Reyes, que fue construida en el siglo XII muy poco tiempo después de la reconquista, si bien el templo se hundió en 1677 dando paso al que existe en la actualidad. La iglesia está considerada como el conjunto barroco más importante de la provincia de Teruel, y su retablo mayor una máquina perfecta del estilo imperante en la época.