Los últimos cinco partidos del Casademont Zaragoza dan confianza al equipo. Por los resultados, porque ha ganado cuatro de ellos y solo perdió contra el Madrid después de competirle de tú a tú hasta el final, pero sobre todo por la forma en que lo ha hecho, por cómo ha defendido y atacado, por cómo ha jugado de manera colectiva. Por ahí pasan las opciones del equipo en la lucha por el título, según explicó Elias Harris. «Al final depende de nosotros, de hacerlo como lo hemos hecho en los últimos cuatro o cinco partidos. Hemos realizado una defensa colectiva, compartiendo el balón en ataque. Se ha disfrutado cada momento y eso es lo más importante», indicó el alemán.

Por eso el equipo llega en un buen momento a Rusia y, después de una jornada de viaje, la del lunes, ya está preparado para encarar el partido de hoy de la mejor forma posible. «Estamos bien. Ayer fue un día largo de viaje y sin muchas horas de sueño pero, en general, bien. Hoy tenemos que aprovechar bien para preparar el partido», indicó el ala-pívot después de la sesión de la mañana. El equipo volvió a ejercitarse por la tarde y, después, llevó a cabo la sesión oficial de fotos de la final a ocho.

En esta temporada tan atípica es noticia que vaya a haber público en las gradas. Aunque sea un 60% del aforo, con restricciones y solo seguidores locales, quitando uno de los atractivos de estos acontecimientos, que no es otro que la fiesta que viven los seguidores llegados de todas las ciudades participantes. «No es una sensación nueva para nosotros pero sí este año debido a las circunstancias. Obviamente echamos mucho de menos a nuestros aficionados pero por fin vamos poder jugar con público y, aunque sean del Nizhny Novgorod, vamos a jugar delante de aficionados y eso va a hacer el partido especial y así es como debe ser», señaló Harris.