Por segunda edición consecutiva, el Casademont Zaragoza luchará por subir al podio de la Champions pero no a lo más alto, sino al tercer cajón. La cita es mañana a las 15.00 horas contra el SIG Strasbourg, que ayer cayó en la otra semifinal contra el San Pablo Burgos (81-70). El equipo castellano remontó una desventaja de 12 puntos y luchará así por reeditar el título de la pasada edición contra el Pinar Karsiyaka a partir de las 18.00 horas.

Además de la medalla de bronce y de dar un paso con respecto a su última participación, hay también en juego un premio económico. El cuarto clasificado se lleva 140.000 euros y, para el tercero, son 200.000, una cantidad que a buen seguro servirá para las arcas del club en este año tan complicado. El premio mayor está en la final, con 400.000 euros para la plata y un millón para el ganador.

El SIG Strasbourg es un viejo conocido del Casademont, ya que ambos se enfrentaron en la Eurocup. Ahora el conjunto francés es tercero de la Liga gala por detrás del Mónaco y del Dijon con 16 victorias en 22 jornadas. En la Champions se clasificó como primero de grupo en la fase inicial por delante del VEF Riga y, en los playoffs, fue segundo por detrás del Nizhny Novgorod. En esta final a ocho protagonizó la gran sorpresa al eliminar al Lenovo Tenerife en cuartos pero ayer no pudo con el San Pablo Burgos. De esta forma el equipo alsaciano va a enfrentarse a los tres españoles en esta final en suelo ruso.

Colson es el gran protagonista del Strasbourg en esta Champions. No obstante, ha sido nombrado MVP de la temporada en la Champions. El alero es el máximo anotador con 18,2 puntos por partido, el máximo reboteador con 6,3 de media y el mejor valorado con 17,7 créditos por jornada. No apareció en el partido de cuartos y ayer hizo 14 puntos. Más consistente está siendo en esta F8 Jefferson, que lidera el apartado de asistencias con 3,6.

La temporada pasada el Casademont Zaragoza también se jugó el bronce contra un equipo francés, el Dijon, y acabó cuarto. El Strasbourg ha disputado, con la semifinal de ayer, 76 partidos de la BCL, empatando con el ERA Nymburk en la tercera posición de clubs con más partidos jugados. Por delante están AEK y Tenerife con 87 cada uno. El conjunto galo promedia 82,4 puntos por partido, que es el segundo mejor balance de un equipo francés en la competición, solo superado por los 85,3 puntos de media del Mónaco en la 2017-18.

Mientras, el San Pablo Burgo disputará su segunda final consecutiva. De las cinco ediciones disputadas en la BCL, en cuatro ha habido un equipo español, el Tenerife en la primera y tercera edición y, ahora, el cuadro burgalés en la cuarta y quinta. Si gana, sería el primero en repetir.