El Casademont Zaragoza ha formalizado su inscripción en la FIBA Europe Cup, siguiendo su deseo, según explican en un comunicado, de "seguir disfrutando de la presencia en competición europea por tercera campaña consecutiva". El equipo aragonés no consiguió una plaza en la Basketball Champions League para este siguiente curso y ha decidido continuar luchando por un título continental aunque sea en la cuarta categoría, "un hecho que permitiría que el nombre de Zaragoza y Aragón siga vivo en el concierto europeo, especialmente en una temporada 2021-2022 en la que el club cumplirá 20 años de vida", aseguran.  

La FIBA Europe Cup, que se iniciará con una fase previa a finales de septiembre, contará este próximo curso con 32 equipos en su fase regular. Definidos todos los integrantes, el formato de esta temporada contará con una fase de grupos en la que los participantes quedarán divididos en ocho grupos de cuatro. Los dos primeros de cada uno de ellos se clasificarán para una segunda instancia en la que los 16 conjuntos restantes conformarán cuatro grupos de otros tantos equipos que buscarán el pase a las eliminatorias. A partir de ahí, los cuartos de final, las semifinales y la final se disputarán a doble partido. El sorteo de estos emparejamientos tendrá lugar el próximo día 19 de agosto en Múnich.

La pasada campaña y disputada en formato ‘burbuja’ debido a la pandemia del covid 19, el campeón fue el Ironi Ness Ziona, quien se impuso al Arged Bmslam Stal Ostrow en el partido decisivo de la Final Four celebrada en Tel-Aviv. Hasta entonces, y tras su suspensión la temporada 2019-2020, solo franceses, italianos y alemanes habían conseguido alzarse con el título. El Fraport Skyliners fue el primer campeón en 2016 al imponerse al Openjobmetis Varese, mientras que en 2017 el Nanterre 92 se impuso a sus compatriotas del Élan Chalon, antes de que las dos siguientes ediciones fueran conquistadas por conjuntos italianos: en 2018 con la victoria del Reyer Venezia frente al Sidigas Avellino y en 2019 con la del Dinamo Sassari sobre el s.Oliver Würzburg.

En el histórico de esta competición, figuran igualmente conjuntos más o menos conocidos para el conjunto zaragozano. Ya se han enfrentado a los turcos Pinar Karsiyaka y Besiktas Icrypex, los alemanes Brose Bamberg y Telekom Baskets, los franceses BCM Gravelines-Dunkerque y Pau-Lacq Orthez, los húngaros Falco Szombathely y Szolnoki Olaj, los belgas Spirou Charleroi y Belfius Mons-Hainaut, o el Unahotels Reggio Emilia italiano, a otros reconocidos equipos como Avtodor Saratov, Aris de Salónica, Medi Bayreuth, Enisey B.C., Filou Oostende, Bakken Bears, o Unet Holon. Una amplia nómina de equipos que se completa por clubes procedentes de países como la República Checa, Portugal, Holanda, Bulgaria, Hungría, Estonia, Polonia, Rumanía, Bielorrusia y Letonia han tenido representación en esta emergente competición.

Jaume Ponsarnau, entrenador del Casademont, cree que esta competición es "un aliciente participa en la FIBA Europe Cup porque seguimos representando al club, a la ciudad y al territorio en una competición europea". "Hay un aliciente de competir al máximo, pero para ello es trascendental respetar al máximo la competición y los rivales", asegura y advierte que saben que "habrá buenos equipos y otros que no son tan buenos". "Seremos pioneros porque ningún otro equipo español ha participado en esta competición y tendremos que aprender de ella y adaptarnos. Además, queremos aprovechar esta participación para dar un paso competitivo y serlo también en la Liga Endesa", concluye.