El Casademont Zaragoza está más cerca del base que lleva meses buscando. El club aragonés pretende incorporar a Jordan Bone, que está a punto de salir del Besiktas turco, un movimiento que aún no es oficial. La entidad confía en poder culminar la operación y que Bone refuerce al equipo de Ponsarnau en las próximas fechas. El jugador nacido en Tennessee hace 24 años fue elegido en la posición número 57 del draft de 2019 y jugó 24 partidos en la NBA, 10 en Detroit y 14 en Orlando. Esta temporada ha promediado 11,7 puntos con un 21,5% de acierto en triples en la Liga turca y 17 puntos, con un 31,6% en tiros de tres, en la Champions.

El club aragonés persigue el fichaje de un director de juego tras el bajo rendimiento de Kenan Sipahi, que llegó para suplir a Omar Cook. El turco, que puede desvincularse de la entidad en enero, saldría de la plantilla, al tiempo que Cook está a punto de volver después de su esguince de rodilla. El propio jugador indicó el pasado sábado que le quedan un par de semanas. La llegada de Bone recompondría de nuevo el puesto de base.