Tras sondear de nuevo las opciones para la dirección deportiva, el Casademont Zaragoza ha elegido a Toni Muedra (27-9-1976), con experiencia en el Valencia Basket de 2009 a 2014 y, posteriormente, en el Bayern de Múnich. Con él como arquitecto del equipo, el club valenciano volvió a levantar títulos, las Eurocups de 2010 y 2014. Además, jugó también la final de 2012 y la de la Copa del Rey 2013. En Múnich estuvo dos años, hasta 2017, siendo subcampeón de Copa. En 2019 rechazó formar parte del Zenit de San Petersburgo.

Muedra comenzó en el Valencia Basket, donde pasó por casi todos los puestos. En los 90 estaba entrenando alevines y acabó llevando equipos de prácticamente todas las categorías, además de ser ojeador de jóvenes promesas y estar también en el departamento de prensa, puesto que es periodista. Después entró en la secretaría técnica del club, en la que estuvo seis años, siendo director deportivo desde 2009 hasta 2014.

Su llegada al puesto coincidió con un descenso del presupuesto del 40% (que aún así era de once millones de euros, más del triple del que dispone el Casademont), lo que le obligó a tener muy claros sus objetivos. «Lo primero que quise cambiar fue la relación con los jugadores; Valencia era un sitio muy cómodo y yo creo que el club a veces cumplía más que algunos jugadores», dijo en una entrevista en 2014. «La filosofía tenía que cimentarse en valores como los que transmitía el Tau de Dusko: el club siempre cumple, pero la exigencia es máxima. No hay lesiones ni excusas que valgan. Que la gente vea al equipo y diga: estos son carniceros y ganarán o perderán, pero se van a vaciar. Y poco a poco creo que lo hemos ido consiguiendo», añadía.

Los técnicos de la escuela yugoslava son de su agrado y de hecho confió en varios. Cuando llegó dirigía el banquillo Neven Spahija, de quien le gustó el carácter que imprimía al equipo. La siguiente temporada confió en Svetislav Pesic y, la siguiente, en Velimir Perasovic, que ocupó el banquillo hasta 2015, cuando fue reemplazado al final de campaña por Carles Durán.

De entre todos sus fichajes quizá destaca el de un joven Nando de Colo en julio de 2009, aunque también fue el artífice de la llegada de Bojan Dubljevic o de otros que dieron un gran rendimiento en La Fonteta como Justin Doellman (en 2012), Romain Sato (2013) o dos conocidos del actual Casademont Zaragoza, Omar Cook (2010) y Rodrigo San Miguel (2011)y otros del pasado como Vitor Faverani (2011), Jason Robinson (2012) y Juanjo Triguero (2013).

En 2013 el Valencia se hizo con dos piezas clave del entonces CAI Zaragoza, Sam Van Rossom y Pablo Aguilar, en ambos casos con compensación económica para el club aragonés. Toni Muedra también incorporó otros nombres clásicos de la ACB durante sus años como máximo responsable de la parcela deportiva del Valencia como Ogilvy, Brad Newley, Nick Caner-Medley, Lishchuk y Pau Ribas,

En 2014 Muedra no llegó a un acuerdo con el club para renovar su contrato y dejó el Valencia. Un año después aterrizó en la secretaría técnica del Bayern de Múnich, cuyo entrenador era Pesic. En 2017 dejó el club bávaro a petición propia y desde entonces no ha formado parte de ningún club. En 2019 negoció su incorporación al Zenit de San Petersburgo pero las conversaciones no llegaron a buen puerto. Ahora será el encargado de reconstruir al Casademont Zaragoza y darle la tan ansiada estabilidad.