Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

La crónica del Casademont Zaragoza-Barcelona: Sábado de gloria (76-71)

Un Casademont espectacular tumba al líder Barcelona con una defensa magnífica y se mantiene fuera del descenso en la Liga Endesa

El banquillo felicita a Ferrari tras una acción. ANGEL DE CASTRO

Sábado de gloria. De pura pasión, de éxtasis colectivo. Esas cosas que solo genera el deporte. Eso que sucede cuando el Casademont Zaragoza, sufriendo todo el año por no bajar de categoría, tumba al líder de la Liga Endesa, al Barcelona y al mejor Abrines (26 puntos) y provoca que los 5.732 aficionados del Príncipe Felipe acabaran de pie, aplaudiendo y coreando a su equipo, llevándose la mayor alegría del año. Porque el triunfo no es solo el alegrón del año sino que permite al Casademont mantenerse fuera del descenso y ganar una bola extra en una pelea que sigue al rojo vivo tras las victorias de Betis y Obradoiro ayer.

Fue un partidazo. Emocionante hasta el final, con el Casademont dejándose el alma, sobre todo en cada defensa, sin reblar en ningún momento, sin desesperarse ante el acierto azulgrana, sin dejar de creer. Al ritmo de Ferrari, de nuevo fundamental con sus 16 puntos, 5 asistencias y 21 de valoración y una defensa muy inteligente con el cuerpo, con la intensidad de Mekowulu y sus 17 puntos y 7 rebotes, con los tapones de Hlinason al final, con otros 16 puntos de Waczynski.

Estuvo a punto de extraviarse el equipo aragonés cuando buscó las individualidades y se reencontró cuando volvió a ser un equipo. Así, con la fuerza del colectivo, con unas defensas extenuantes, buscando la velocidad, el Casademont hizo lo impensable, ganar a uno de los mejores equipos de Europa, darse el gustazo de una noche grande, de ser héroes por un día. Ay, si el equipo hubiera jugado así antes...

La primera parte resultó mucho más igualada de lo que hacía presagiar el inicio. El Casademont exhibió grandes problemas de anotación, con errores en canastas fáciles, pérdidas y bajos porcentajes de acierto en general. Pero aún así se mantuvo en el partido con un generoso esfuerzo defensivo y en el rebote, en ambos aros. Sakota fue moviendo sus piezas. Hlinason salió de titular, sufriendo en defensa con un Davies que salía mucho por fuera, pero manteniendo el tipo ante Mirotic en ataque. Al final del primer cuarto el técnico juntó a Cook y Ferrari en pista.

En Ferrari

El base italoamericano volvió a cambiar la velocidad de su equipo, pero esta vez la precisión no era la misma y al Casademont le costaba mucho más encontrar el aro rival. El Barcelona se mantuvo por delante por un mayor acierto de tres pero al descanso se llegó con un 30-35 que reflejaba bien los problemas locales para anotar. Una primera parte que dejó una duda en el aire, ¿cada cuántos contactos se pita una falta? Porque los azulgranas podían acumular varios en cada defensa sin que se señalara nada. La grada se enfadó pronto con los colegiados.

Dadas las circunstancias al Casademont le convenía que el partido se mantuviera en un marcador muy bajo para tener más opciones. Aunque también tenía que mejorar su acierto, porque con un 33% en tiros de dos no se llega muy lejos. No fue tanto así porque el Casademont mejoró su acierto pero también lo hizo el Barcelona, que encontró a un inspirado Abrines para machacar desde el triple. Hubo un momento mediado el tercer cuarto (42-52) en el que parecía que el partido se había acabado, con un Casademont queriendo resolver de manera individual, pero el conjunto zaragozano volvió a engancharse. Varias buenas defensas seguidas le metieron de nuevo en partido (51-58) para el tramo decisivo.

Un tramo que resultó el más apasionante, con el Casademont dándole la vuelta al marcador, sobreviviendo a los triples de Abrines, acabando el partido con Ferrari, Cook y Bone en la pista, perdiendo a Mekowulu por personales, desesperando a un Jasikevicius que se llevó una técnica por protestar, defendiendo como nunca esta temporada y llevándose el partido en un final perfecto, cerrándolo en defensa y desde el tiro libre. Un partidazo, un triunfo grande que acerca un poco más la salvación. Un sábado de gloria inolvidable.

FICHA TÉCNICA

Casademont Zaragoza: San Miguel (2), Bone, Yusta (7), Radoncic (2), Hlinason (11) –cinco inicial–, Kilpatrick (5), Ferrari (16), Cook, Deon Thompson, Mekowulu (17) y Waczynski (16).

Barça: Laprovittola (5), Calathes, Exum (4), Mirotic (12), Davies (4) –cinco inicial–, Sanli (8), Smits (1), Hayes (4), Abrines (26), Kuric (5) y Jokubaitis (2).

Parciales: 11-16, 19-19, 21-23, 25-13.

Árbitros: Jordi Aliaga, Javier Torres y Joaquín García. 

Eliminados: Mekowulu (m.39).

Incidencias: 5.732 espectadores en el Príncipe Felipe.

Compartir el artículo

stats