Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

La revolución Ferrari

El base ha sido el mejor jugador del Casademont en sus dos partidos y el artífice de la resurrección

Yusta y Ferrari celebran el triunfo ante el Barcelona.

En una semana, el Casademont Zaragoza ha pasado de perder en casa del colista, el Betis, a tumbar al líder de la Liga Endesa, el Barcelona. Un cambio radical difícil de explicar con una sola razón pero al que ha contribuido notable y decisivamente Frankie Ferrari. En una semana, el jugador ha revolucionado al equipo aragonés y al Príncipe Felipe, que ha caído rendido a sus pies. «¡MVP, MVP!», le ha cantado la grada en los dos partidos que ha jugado con la camiseta roja. El sábado fue el último en salir de la pista tras la victoria atendiendo a las fotos y autógrafos de los más pequeños.

El último fichaje del Casademont vio la derrota contra el Betis por la tele, recién aterrizado en Zaragoza, sin tiempo para viajar a Sevilla a un partido crucial para la temporada. Y solo tenía cuatro días para preparar su estreno con el equipo en otro duelo marcado en rojo frente al Obradoiro. ¿Estaba preparado para jugar?, se le preguntó en su presentación, a tres días de la cita. «Sin ninguna duda», respondió Ferrari. «He estudiado los sistemas del equipo», aseguró el jugador, muy serio.

Desde luego, si algo no ha parecido el base ha sido un debutante. No solo porque ya conocía la Liga de sus etapas en Manresa, Gran Canaria y Unicaja, sino porque desde que puso el pie en el parquet del Príncipe Felipe ha dirigido, mandado, ordenado y guiado a sus compañeros como si llevara con ellos toda la vida. Ejerciendo de base y de líder. De faro de un equipo que no terminaba de encontrarse y de una grada que estaba perdiendo la fe. En una semana, el Casademont ha ganado más partidos que en toda la segunda vuelta y ve el futuro con un poco más de optimismo.

Ferrari le ha cambiado la cara al equipo de Dragan Sakota por una simple razón. Es un base completamente diferente a Omar Cook y Rodrigo San Miguel, mucho más rápido, capaz de asistir, de anotar, de generar faltas. Con él ha cambiado radicalmente la velocidad del equipo, ha dado más dinamismo al ataque y es el primero en emplearse en defensa con un uso inteligente del cuerpo. Nada más llegar se ha convertido en el base con más minutos del equipo, dejando a sus compañeros de puesto en un buen complemento para acompañarle y tener así más variantes en el juego. Además, el técnico ha optado por mantener a todos sus bases en el roster, dejando fuera a Vanwijn.

Sakota no ha dudado en poner el equipo en sus manos. Frente al Obradoiro ya jugó 22 minutos, con apenas un par de días en el equipo, y frente al Barcelona tuvo 24. El sábado, el técnico acabó el partido con Ferrari, Cook y Bone en la pista para certificar el triunfo ante un atónito Barcelona. El base norteamericano ha demostrado también un notable estado físico, capaz no solo de aguantar el nivel de la ACB sino de marcarlo él mismo.

El mejor

La revolución Ferrari es tal que el base ha sido el mejor del equipo en los dos partidos que ha jugado. Frente al Obradoiro con 10 puntos, 7 asistencias, 5 rebotes y 15 de valoración. Ante el Barcelona con 16 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes y 21 de valoración. En este caso compartiendo el máximo de créditos con Mekowulu, cuya intervención en el triunfo fue también decisiva, sobre todo en un último cuarto en el que anotó 12 puntos hasta que tuvo que marcharse por cinco personales.

Así que el Casademont Zaragoza, después de mucho jugar con fuego, ha mejorado de manera clara, habrá que ver si definitiva, cuando ha incorporado a un base y a un pívot que han encajado y funcionado desde su llegada porque aportan cosas que el equipo no tenía. Velocidad en el caso del uno, físico en el del cinco.

Ferrari ha retomado su relación con la Liga Endesa donde la dejó, promediando en dos partidos lo mismo o más que en sus etapas previas en Manresa, Gran Canaria y Unicaja. Incluso doblando el número de rebotes, aspecto en el que hasta ahora no había destacado especialmente. En Zaragoza parece estar en todas partes, también donde caen los rechaces. Su influencia en el juego, y en los resultados, ha sido total.

El Casademont Zaragoza todavía no está salvado, pero la inyección de autoestima que ha supuesto la victoria ante el Barcelona puede ser ese impulso positivo que el equipo había buscado sin ningún éxito hasta ahora. El conjunto aragonés ya está fuera del descenso, depende de sí mismo para continuar en la ACB y todavía le queda recibir a un rival directo, el Andorra. Falta rematar la faena. Culminar la revolución iniciada por Frankie Ferrari.

Compartir el artículo

stats