Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

El año de la consolidación

El Casademont Zaragoza ha dado un gran salto en su segunda temporada en la Liga Femenina disputando la Copa y el ‘playoff’ y enganchando a la afición del Príncipe Felipe

Celebración del triunfo en Logroño que clasificaba al equipo. CASADEMONT ZARAGOZA

El Casademont Zaragoza cerró en La Seo de Urgel una gran temporada. En su segundo año de proyecto, el club aragonés ha encontrado el camino con un equipo que no solo ha conseguido éxitos deportivos, clasificarse para la Copa y el playoff, sino que ha reavivado la afición por el baloncesto femenino con muy buenas asistencias al pabellón Príncipe Felipe. Las jugadoras de Carlos Cantero han enganchado a la grada con su carácter, con su competitividad, con su rasmia.

El técnico resumió satisfecho el curso tras el empate ante el Cadí que supuso el adiós en cuartos de final. «El primer objetivo que puse era ilusionar a la afición y creer en el proyecto. Era un equipo nuevo y cuando cumples, no podemos acabar tristes sino contentos porque lo hemos cumplido con creces. Ha sido una temporada histórica en este corto periodo de vida, en este segundo año de vida, y a partir de aquí seguir creciendo motivándonos, recuperarnos y con ganas ya de trabajar para la temporada que viene», dijo el técnico. Dragan Sakota, responsable del equipo masculino, también quiso tener unas palabras de felicitación para ellas. «Les deseo la mejor de las suertes para que la temporada próxima vaya muy bien».

La primera temporada en Liga Femenina fue dura para el Casademont Zaragoza. Aunque el equipo contó con la MVP del campeonato, Marqueisha Gatling, el grupo de Carlos Iglesias sufrió para sumar nueve victorias y terminar en decimotercera posición. Solo continuaron tres jugadoras, Anna Cruz, Zoe Hernández y Aminata Sangaré y, bajo la dirección de Carlos Cantero, se construyó un equipo más equilibrado. Aunque ha contado con una rotación corta, Delaere, Cruz, Gimeno y Hempe han sido los pilares fundamentales del conjunto aragonés.

Gimeno y Hempe festejan una victoria con Cantero. CASADEMONT ZARAGOZA

Excepto un par de baches, el Casademont ha sido muy regular y ha mantenido una línea ascendente. Al margen de las afecciones por covid, tan solo ha sufrido una lesión de gravedad, la de Sangaré, lo que ha hecho que solo tuviera que realizar un cambio en la plantilla para reemplazar a la interior maliense. Así, el equipo se situó en la cabeza del pelotón muy pronto. Ganando cuatro de los primeros cinco partidos de Liga, la Copa pronto dejó de ser un sueño para convertirse en un objetivo.

Cuatro derrotas seguidas tras la primera ventana FIBA frenaron al Casademont, pero la victoria en Logroño en la última jornada de la primera vuelta la llevó a su primera Copa de la Reina. En Valencia le tocó medirse al anfitrión y, aunque lo intentó y peleó, se quedó en la primera eliminatoria (65-55). Una vez conseguido ese primer hito, la siguiente meta era continuar entre las ocho mejores hasta el final. No solo lo ha conseguido perdiendo solo cinco de los quince partidos de la segunda vuelta, sino que pudo pelear por conseguir la quinta plaza y tener un cruce algo menos duro. Sin embargo, la derrota en casa ante el Cadí (57-75) hizo imposible continuar un poco más lejos.

5.677 espectadores en el día del baloncesto femenino. ÁNGEL DE CASTRO

Aunque el mayor éxito de este año no ha sido asentarse en la élite sino llevar a un buen puñado de aficionados a las gradas. La media de asistencia ha estado en torno a los 2.000 espectadores con afluencias por encima de los 3.000 espectadores contra el Perfumerías Avenida y el tope de los 5.677 que acudieron al encuentro frente al IDK, declarado día del baloncesto femenino aragonés. La temporada ya ha terminado pero mañana, durante el Casademont-Bilbao de Liga Endesa, recibirán el reconocimiento del Príncipe Felipe por su trayectoria.

Compartir el artículo

stats