Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

La crónica del Casademont Zaragoza-Bilbao: A sufrir hasta el final

El Casademont Zaragoza pierde en casa con el Bilbao Basket (80-82) y sigue sin cerrar la salvación

San Miguel intenta robar el balón a Goudelock con Bone, Hlinason y Delgado detrás. ANGEL DE CASTRO

El Casademont Zaragoza tendrá que seguir sufriendo un poco más. No pudo ganar al Bilbao Basket (80-82) en un partido con varias fases y alternativas hasta el final, así que todavía no tiene garantizada la permanencia en la Liga Endesa. Aventaja en dos triunfos a Burgos y Andorra, que ocupan los dos puestos de descenso, cuando quedan tres jornadas por disputarse. La penúltima precisamente contra el equipo del Principado. Lo tiene en su mano, depende de sí mismo, incluso podría valerle con lo que tiene, pero todavía no puede dar por cerrada la temporada. Hubiera sido demasiado bonito sellar virtualmente la salvación tres semanas después de verse al borde del abismo.

Esta vez la moneda cayó del lado de la cruz. El duelo se decidió con una canasta de Rafa Luz a cuatro segundos del final después de que el Casademont aguantara agónicamente con dos triples para llegar con opciones al final. Llegó por los puntos de Kilpatrick y porque Hlinason se hizo grande por dentro, anotando, reboteando, intimidando, sacando siete personales y otros tantos tiros libres, casi todos adicionales. Pero fue insuficiente y acabó fallando más que su rival.

El duelo tuvo varias fases. El Casademont Zaragoza comenzó muy enchufado, activo atrás, con intensidad defensiva. Yencontrando a Hlinason, que muy pronto iba a ser protagonista. Después Mekowulu echó una mano en el rebote y el equipo aragonés tomó nueve puntos de renta como si nada (23-14). Entonces salió Ferrari a pista. El último fichaje, el que ha revolucionado al equipo, el que ha contribuido a que siga vivo cuando parecía muerto, es el último cambio de Dragan Sakota. Ayer, además, salió con el partido en buena inercia y su presencia coincidió con un momento de atasco que llevó al Bilbao Basket a darle la vuelta al marcador (27-32). Tuvo que volver Hlinason para poner las cosas en su sitio y que el Casademont llegara al descanso por delante (41-38).

Las rotaciones del técnico serbio resultan un tanto curiosas. Ya lo fueron también en la victoria en Lugo. San Miguel es titular para luego apenas jugar unos minutillos (ayer se llevó un golpe en la boca que le obligó a sentarse en el tercer cuarto), Ferrari es el último en saltar a la pista y apuesta durante varias fases por juntarlo con Cook. Ante un Breogán con bajas consiguió ganar, pero ayer salió cruz. En el momento decisivo dio entrada a Cook, después tuvo que cambiarlo por Ferrari y acabó de nuevo con los dos juntos. En la última acción defensiva, en la que acabó anotando Rafa Luz, apostó por los pequeños, dejando a Hlinason fuera.

Aún así tuvo opciones el Casademont con varios cambios en el marcador y máximas diferencias muy pequeñas. El Bilbao Basket hizo gala de una mayor amplitud de recursos, con cinco jugadores por encima de los diez puntos. En el Casademont fueron Kilpatrick y Hlinason porque el otro anotador, Yusta, no participó en el tramo final. Tampoco un errático Bone, así que las opciones anotadoras se fueron reduciendo en el equipo aragonés.

Hubo también tensión. En la pista y en la grada. Especialmente en un tercer cuarto en el que la afición se enfadó muchísimo por el reparto de faltas. El Casademont entró en bonus en apenas cuatro minutos. Además, Delgado estuvo muy nervioso, se quejó de un golpe de Ferrari y se encaró con Mekowulu. Así, el Bilbao Basket tomó la iniciativa en el tercer cuarto, en el que además le acabaron quitando un punto al Casademont por un triple de Yusta que acabaron dando de dos (58-64).

El Bilbao ya había tomado la iniciativa y estaba cómodo mandando. Es un equipo bien trabajado y la posibilidad de meterse en playoff le ha reactivado en las últimas fechas. El Casademont iba siempre por detrás buscando la manera de acercarse pero sin encontrarla. Hasta que dos triples de Waczynski y Kilpatrick le permitieron empatar (72-72) a tres minutos del final.

A partir de ahí fue un toma y daca, un intercambio de puntos en el que el Bilbao iba casi siempre por delante. Un par de pérdidas comprometieron seriamente el resultado aunque un último triple de Kilpatrick puso en pie al pabellón (80-80 a 8 segundos) y dio la última oportunidad al Casademont. Rafa Luz necesitó cuatro segundos para anotar. Después no entró el tiro forzado de Waczynski y el Casademont acabó cediendo en casa. Puede incluso valerle con lo que tiene, pero el conjunto aragonés tendrá que sufrir todavía un poco más en esta agónica temporada. Todavía no tiene asegurada su continuidad en la ACB.

FICHA TÉCNICA

Casademont Zaragoza: San Miguel, Bone (4), Yusta (10), Radoncic (6) y Hlinason (15) –cinco inicial–; Ferrari (5), Cook (5), Kilpatrick (16), Wazcynski (3), Thompson (10) y Mekowuku (6).

Surne Bilbao Basket: Rafa Luz (5), Goudelock (14), Walker (6), Masiulis (13) y Delgado (10) –cinco inicial–; Rousselle (3), Hakanson (4), Reyes (2), Inglis (15) y Withey (10).

Parciales: 20-14, 41-38 (descanso); 58-64 y 80-82 (final).

Árbitros: Emilio Perez Pizarro, Arnau Padrós y Andrés Fernández. Eliminaron por faltas a Rousselle (m.35).

Incidencias: 5.937 espectadores.

Compartir el artículo

stats