Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

El partido de la salvación

El Casademont debe ganar al Andorra en casa para seguir matemáticamente en la Liga Endesa

Adam Waczynski celebra una victoria de esta temporada con los aficionados del Príncipe Felipe. ÁNGEL DE CASTRO

Partido decisivo, final, el choque más importante de la temporada y de los últimos años, el futuro en juego… No son tópicos sino la realidad a la que se ha visto abocado el Casademont Zaragoza, que se la juega este martes en casa frente al Morabanc Andorra (20.30 horas). A falta de dos jornadas para el final las cuentas del equipo aragonés no pueden ser más sencillas: si gana certificará su continuidad en la Liga Endesa un curso más. Si no, tendrá una última bala en Murcia pero seguramente ya no dependería de sí mismo.

La temporada está siendo horrible y dramática, una agonía hasta el final, y deberá incitar a un serio y profundo debate interno en el Casademont Zaragoza para afrontar el futuro de otra manera. El equipo aragonés es el peor de toda la ACB en casi todas las estadísticas y casi parece un milagro que siga vivo. Pero llegado este punto, lo primero y fundamental es salvar el año y la categoría para que el desastre no sea completo.

El Casademont depende de sí mismo, lo que hasta ahora no ha sido garantía de nada, y se la juega en casa, situación que cualquier implicado en la lucha por el descenso firmaría para estas jornadas decisivas. El equipo aragonés se la va a jugar con su gente y ante un rival directo. Lo tiene en su mano. Si gana hoy se asegurará tener a, al menos, dos rivales por debajo al final de la temporada y la salvación será matemática, así que ese debe ser su único objetivo.

Enfrente tendrá a un rival que también necesita imperiosamente la victoria y que, además, llega en buena dinámica tras haber ganado dos de sus tres últimos partidos. El Andorra ha reaccionado con la llegada de Óscar Quintana al banquillo, el tercer entrenador del curso tras Ibon Navarro y David Eudal. Los andorranos llegan en mejor dinámica que el Casademont, que ha perdido sus dos últimos partidos.

Más que las derrotas, el conjunto aragonés ha vuelto a dejar las malas sensaciones previas a la reacción que le ha mantenido con vida. Así que debe dejarlas atrás de manera radical y ofrecer una imagen muy distinta esta tarde y desde el minuto uno de partido. Hoy ninguno de los jugadores debe dejarse nada dentro y el entrenador tendrá que afinar mucho más en sus decisiones. Ya no hay que repartir esfuerzos ni minutos, los que estén más acertados y mejor preparados deben agotar sus energías sobre el parquet.

Dragan Sakota podrá contar con todos sus jugadores a excepción de Okoye, mientras que el equipo del Principado llega sin Tyson Pérez y con la duda de Moussa Diagne, aunque con Conor Morgan ya recuperado. El equipo andorrano ha vivido también un curso muy complicado, con cambios en el banquillo y en la plantilla. Los últimos en llegar han sido Yannick Franke y TJ Cline y sus mejores jugadores son los bases, puesto en el que también han pasado sus vicisitudes.

Clevin Hannah es el tercer mejor jugador de la competición en porcentajes de tres (47,5%) y el cuarto en triples con 2,5, mientras que Cody Miller-McIntyre es el quinto de la Ligaen asistencias con una media de 5,1 por partido. Frenarles será una de las claves, así como controlar el rebote y templar los nervios para no cometer más errores de los necesarios. El Casademont Zaragoza se la juega y no puede fallar. Si gana hoy estará salvado. Si no, le tocará ganar y cruzar los dedos en la última jornada para no consumar un descenso que sería un fracaso absoluto. Está a tiempo de evitarlo. Ante el Andorra tiene la bala decisiva y más le vale dar en el blanco.

Así está la pelea por la salvación en la Liga Endesa. EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

Compartir el artículo

stats