Kiosco

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

La hora de la verdad

El Casademont Zaragoza se juega la permanencia en Murcia pero no depende de sí mismo

Mekowulu y San Miguel celebran una acción en el último partido. JAIME GALINDO

Ahora sí que no va más. Última jornada de la Liga regular, última oportunidad para que el Casademont Zaragoza evite el desastre total que sería un descenso de categoría. El problema, por no haber hecho los deberes a tiempo, es que el equipo aragonés no depende de sí mismo, que ni siquiera una victoria en Murcia este sábado (20.45 horas) le garantiza seguir en la Liga Endesa la próxima temporada. El equipo de Dragan Sakota puede descender ganando y puede salvarse perdiendo. Será día de cábalas y calculadoras.

En su mano solo está intentar ganar al UCAM Murcia, que se juega la última plaza en el playoff pero que tampoco depende de sí mismo. Sería, al menos, una manera de terminar la temporada con la cabeza alta, sea cual sea el desenlace final. En ese caso, necesita además que gane el Burgos al Fuenlabrada y que no ganen o el Andorra o el Betis. Porque si gana pero también lo hacen el Fuenlabrada el Burgos, el Andorra al Tenerife y el Betis en Bilbao, el Casademont Zaragoza acabará en uno de los dos últimos puestos de la clasificación.

Sin embargo, existe la posibilidad de que el Casademont Zaragoza salve la categoría aún perdiendo en Murcia. Para eso, tendrán que perder el Burgos en casa ante el Fuenlabrada y el Andorra, también en casa, frente al Tenerife. De esta forma, el equipo castellano se quedaría con diez triunfos y el del Principado empataría con once con el Casademont, pero los aragoneses tienen el averaje ganado.

Las cuentas

Hay otras dos combinaciones que le mandan al descenso en caso de derrota: una victoria del Burgos, que provocaría un múltiple empate a once triunfos del que saldría perjudicado, y las victorias de Fuenlabrada y Andorra, que permitirían a los andorranos sumar un triunfo más y dejaría otro empate del que el Casademont saldría perdiendo. El equipo aragonés tiene perdidos los averajes con el Burgos y el Fuenlabrada, con los que ha caído en los cuatro enfrentamientos, favorable con Andorra y empatado con el Betis.

Eso es lo que hay, ahí es donde está metido el Casademont Zaragoza después de una temporada para olvidar. El equipo aragonés ha dejado escapar numerosas oportunidades, en duelos directos, en partidos en casa con el viento del público a favor, y ahora tendrá que intentar hacer su parte aunque no sea suficiente. El año ha sido un desastre, con innumerables cambios en todas las parcelas, con errores de nombres y de tiempos, y debe invitar a una reflexión y a un cambio profundo en la entidad. Pero, aún con todo, no es lo mismo cerrar el curso –y encarar el futuro– con un descenso que en la ACB. Ni para el Casademont ni para la plantilla y cuerpo técnico. Su nombre también está en juego y no salvar la categoría sería una mancha para todos, por muy lejos que vayan a estar el año que viene.

Enfrente estará un UCAM Murcia que se juega la última plaza disponible para el playoff. Tampoco depende de sí mismo el equipo de Sito Alonso aunque, en su caso, el éxito solo pasa por la victoria. Además, necesita que el Gran Canaria de Porfirio Fisac pierda contra el Real Madrid para poder alcanzarle en esa octava posición. Hay un tercero en discordia, el Bilbao, aunque ellos necesitan la derrota tanto de Murcia como de Gran Canaria.

El conjunto de Sito Alonso ha llegado más justo a este tramo final de temporada después de brillar en la primera vuelta y ganarse el billete para la Copa del Rey, en la que alcanzaron las semifinales. Ahora el conjunto murciano es noveno con 16 victorias y 17 derrotas y llega después de perder los dos últimos partidos, frente al Joventut y al Real Madrid. Aunque finalmente no consiguieran el octavo puesto, una victoria les aseguraría el noveno de cara a las competiciones europeas de la próxima temporada.

Así que el Casademont Zaragoza no se va a encontrar con ninguna facilidad, más bien al contrario. Igualar la intensidad, las ganas de ganar, y mantenerlas durante los cuarenta minutos serán sin duda una de las claves para poder tener éxito. Dragan Sakota no hizo cambios en la convocatoria y no se desplazó hasta Murcia Hans Vanwijn, baja habitual tras la última reestructuración de la plantilla. Sí estará Jordan Bone, aunque habrá que ver si vuelve a jugar después de permanecer inédito el pasado martes. Esto es lo que hay y estos son los que son, los que han de intentar ganar en Murcia aunque luego tengan que esperar. La permanencia y el futuro del club están en juego.

Compartir el artículo

stats