Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

Balón al aire para el Casademont

El nuevo proyecto liderado por Martin Schiller inicia la temporada de su veinte aniversario en la pista del Obradoiro

Martin Schiller da instrucciones durante un entrenamiento del equipo. ANGEL DE CASTRO

El nuevo proyecto del Casademont Zaragoza, el equipo de Toni Muedra y Martin Schiller, echa a andar este jueves en el Fontes do Sar (19.00 horas) ante un clásico como el Obradoiro bien reforzado este verano. Es la hora de la verdad para el equipo aragonés, el momento de comprobar el estado del equipo y empezar a ver cómo responden tantos debutantes en la competición más exigente de Europa. El club arranca la temporada de su veinte aniversario en busca de la estabilidad y la tranquilidad perdidas las últimas campañas.

La mejor noticia para empezar es que Martin Schiller tiene a sus doce jugadores en plenitud de condiciones para afrontar este debut. Un partido en el que también puede pesar en el reparto de minutos el hecho de que en 48 horas el Casademont afrontará su segundo compromiso del curso, esta vez ya en casa frente al UCAM Murcia. También Moncho Fernández tiene a su disposición a toda su plantilla en el Obradoiro.

El Casademont se presenta en Santiago de Compostela con seis caras nuevas con respecto al equipo que terminó la temporada pasada, de las que solo Nguirane conoce la competición al haber jugado hace siete años, eso sí, en el Unicaja. Los demás, Marcel Ponitka, Justinian Jessup, Rihards Lomazs, Howard Sant-Roos y Borisa Simanic, se estrenan en la ACB al igual que el austriaco Martin Schiller en el banquillo. Así que está por ver el rendimiento de cada uno, si el base dará el ritmo que el técnico quiere, si el tirador es la referencia ofensiva del equipo, si el juego interior encaja de una vez. La estrella es el cubano Sant-Roos, aunque es una estrella silenciosa. El tipo de jugador que parece no hacer nada pero es el que más suma para el equipo.

El conjunto aragonés es más joven que la temporada pasada y con eso busca tener una mayor resistencia física y poder dotar de mayor energía y velocidad a su juego, además de contar con una rotación que le permita mantener todo eso durante los cuarenta minutos del partido. El Obradoiro también se ha reforzado con más físico este verano y ha confeccionado una plantilla con la que aspira a algo más que mantenerse.

El conjunto gallego, un año más y van trece seguidos en manos de Moncho Fernández, ha retenido a jugadores importantes como los hermanos Scrubb, pero ha tenido que volver a reinventarse tras la salida de jugadores importantes como Robertson, Birutis, Ellenson y Hobbs. Ha fichado al base Leo Westerman, al pívot internacional croata Dragan Bender, a Marcus Paige, David Walker, Rubén Guerrero y Marek Blazevic, este último inscrito como vinculado de las categorías inferiores. Solo Bender y Paige son novatos en la ACB.

El hecho de que sea la primera jornada eleva la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir en el Fontes do Sar, aunque es un pabellón que se le da particularmente mal al Casademont Zaragoza. En sus trece temporadas en la máxima categoría lo ha visitado en diez ocasiones y solo ha ganado en dos, en la 13-14 y en la 18-19. Entonces el conjunto aragonés venció por 84-91. En sus dos últimos viajes regresó de vacío, perdió por 102-91 en la 20-21 y por 87-82 el curso pasado.

Empezar bien será importante para el nuevo proyecto porque al equipo de Schiller le espera un inicio de competición complicado. El club quiere construir un proyecto y eso requiere tiempo pero también necesita resultados para seguir creciendo y lograr sus objetivos. Todo empieza de nuevo.

Compartir el artículo

stats