Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible. El Casademont Zaragoza volvió en Valencia a su versión más errática, regaló balones perdidos a punta pala, le costó encontrar puntos, se fue deshaciendo en defensa y no tuvo que hacer ante un Valencia que lo cosió a triples y le dejó sin opciones muy pronto (88-76). El conjunto de Porfirio Fisac termina la primera vuelta con solo cuatro victorias en su haber, una más que los tres últimos clasificados pero un bagaje bastante pobre y que le mantiene en serio peligro para una segunda parte del campeonato en la que debe exigirse más, mucho más, y debe ganar más partidos para estar a salvo.

De más a menos el Casademont y de menos a más el Valencia, el partido duró poco del lado aragonés. Lo que le costó al equipo local encontrar el acierto de tres y aprovechar las numerosas pérdidas del zaragozano, que se sumaban a su habitual dificultad para encontrar puntos. Así, el conjunto de Mumbrú pronto tomó una ventaja considerable en el marcador. El Casademont solo fue capaz de anotar dos triples en la primera parte, por los ocho de su rival, y solo pareció cómodo en la pista jugando con Hlinason por dentro.

Pero el islandés cometió su tercera falta antes del descanso y tuvo que sentarse cuando estaba acercando al equipo en el marcador. Fisac movió todas sus piezas. Todas. Después de dejar sentados a Ponitka y Javi García, los utilizó a ambos en la primera parte, de escolta el polaco, de manera testimonial al aragonés. Incluso salió Nguirane, demostrando por qué es el quinto pívot de la plantilla. Pero las pérdidas aragonesas, su falta de acierto exterior y los triples del Valencia fueron una combinación imposible de contrarrestar antes del descanso (42-31).

No cambió mucho el panorama tras el paso por los vestuarios y el partido finalizó antes de tiempo, en cuanto el Valencia puso la directa a base de triples y sobrepasó la veintena de puntos de diferencia (56-36). Para colmo, Howard Sant-Roos tuvo que sentarse después de que un rival le cayera en el brazo de apoyo, que le hizo una torsión extraña. Así que todo lo que podía salirle mal al Casademont, le salía mal. Con sus mismos errores de siempre, pocos puntos, nula amenaza exterior, defensa cada vez más relajada, pérdidas y más pérdidas, es imposible plantar batalla. Menos ante un rival que te cose a triples. Siete hizo el Valencia en el tercer cuarto (74-49).

Incluso abusó el equipo local del 6,75 y el último parcial casi pareció un concurso de triples mientras el Casademont seguía acumulando pérdidas. El partido ya no tenía mucho orden y aumentaron el ritmo de juego y las posesiones. Fisac, que pedía a los suyos seguir trabajando y haciendo bien las cosas hasta el final, dio el mando en los últimos minutos a Javi García y Ponitka. Con los dos equipos más relajados, con el Valencia sabiéndose ganador y el Casademont, perdedor, el conjunto local levantó el pie del acelerador (podría haber alcanzado la centena de puntos) y el visitante fue recortando y maquillando el resultado. 

El marcador quedó algo apañado (88-76) pero la realidad es que el conjunto aragonés se llevó un baño en La Fonteta y estuvo lejísimos de poder competir, mucho más de pensar siquiera en ganar. Solo anotó 7 triples por los 17 de su rival, casi ninguno cuando el partido aún estaba en juego, acumuló 22 pérdidas, sus máximos anotadores fueron Hlinason y Simanic con 13 puntos cada uno. El perímetro solo aportó 30 puntos de los 76. Al Casademont le siguen faltando tantas cosas que todo es poco. La mejoría de las últimas semanas volvió a diluirse ante un rival que, pese a las bajas, es netamente superior al aragonés. No necesitó el Valencia recurrir a Evans, que debutó cuando estaba todo decidido en la segunda parte. Le toca seguir trabajando, y mucho, al Casademont Zaragoza. Va a tener que sacar de donde no tiene y saber sufrir hasta el final una temporada más.

FICHA TÉCNICA

Valencia Basket: Ferrando (3), Radebaugh (7), Puerto (8), Webb III (5), Dubljevic (2) –cinco titular–, Pradilla (12), López-Arostegui (14), Prepelic (6), Alexander (9), Jones (12), Harper (8) y Evans (2).

Casademont Zaragoza: Jovic (7), Sant-Roos, Yusta (4), Cruz (8), Hlinason (13) –cinco inicial–, Jessup (10), Mara (10), Wright, Simanic (13), Nguranne (2), Ponitka (6) y Javi García (3).

Parciales: 23-14, 19-17, 32-18, 14-27.

Árbitros: Pérez Pérez, Martínez y Mendoza. Sin eliminados.

Incidencias: Partido disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante unos siete mil espectadores. 

Así hemos contado el partido en directo: