ROBO EN LA MADRUGADA DE ESTE VIERNES

Roba en una chocolatería en Zaragoza y deja un rastro de sangre al cortarse con un cristal

El caco se manchó las suelas de los zapatos y dejó huellas tras la barra del establecimiento | Desvalijó la caja registradora y se llevó cerca de 150 euros, además de la recaudación del sorteo de la Lotería de Navidad

Así quedó el cristal de la puerta tras el robo acontecido en la madrugada de este viernes.

Así quedó el cristal de la puerta tras el robo acontecido en la madrugada de este viernes. / EL PERIÓDICO

M. C. L.

En la madrugada de este viernes, un individuo ha reventado el cristal de la chocolatería Cortes de Aragón, ubicada en la calle homónima en Zaragoza, para perpetrar un robo en el que se ha hecho con los 150 euros que quedaban en la caja registradora y algo de dinero recaudado en el sorteo de la Lotería de Navidad. Sin embargo, a cambio, ha dejado un rastro de sangre y huellas de sus zapatos teñidas de rojo tras cortarse con uno de los trozos en los que se partió el cristal.

El autor del delito manipuló la cerradura de la verja externa para acceder a la puerta del establecimiento. Allí, utilizó un objeto contundente para reventar el cristal de dicha puerta, y accedió al negocio a través del agujero. En la ejecución de la acción, el individuo se hizo un corte sangrante con una porción del cristal y el propio caco depositó el objeto en una mesa contigua a la puerta.

El flujo de sangre se derramó en el suelo cuando este rondaba ya la caja registradora, situada tras la barra de la chocolatería. Su calzado se impregnó del líquido rojo y el suelo quedó marcado por las huellas del ladrón. Esto sería la prueba principal para que la Policía Científicapudiera identificar al autor del robo.

El rastro de sangre que dejaron las huellas de los zapatos del autor del robo.

El rastro de sangre que dejaron las huellas de los zapatos del autor del robo. / EL PERIÓDICO

También quedaron rastros de sangre en las tapas de los arcones y neveras de la barra. Además, el ladrón husmeó en el interior del negocio por si pudiera llevarse un botín mayor, llegando incluso a dejar abierta la puerta del frigorífico. El ladrón no lo encontró, por lo que se llevó el dinero que los dueños habían dejado como cambios para el día siguiente y algo que quedaba de la venta de Lotería de Navidad. Desechó varios botes con monedas de menor valor y desordenó las pertenencias del local.

"Estamos muy cabreados", comentaba esta mañana Ester, la dueña del establecimiento. "Más allá de los daños, lo peor es que hoy no podremos abrir ahora que parecía que la gente empezaba a salir", lamentaba quien es copropietaria del negocio con su pareja. Ambos han puesto ya la denuncia pertinente.