La Guardia Civil de Zaragoza ha desarticulado una organización criminal compuesta por nueve personas que estafó más de 115 mil euros a una empresa ubicada en Borja. La Operación Furantur comenzó en el mes de octubre de 2018 cuando los responsables de esta compañía, dedicada a la fabricación de piezas plásticas para automóviles, presentó una denuncia al haber sido víctimas de una estafa después de haber realizado el pago de una factura a otra empresa de Navarra. Un dinero que nunca llegó a su destinatario y que provocó que la sociedad se pusiese en contacto con la empresa para verificar si el pago se habría efectuando a una cuenta bancaria de la que no era titular la empresa beneficiaria.

Con el avance de las investigaciones, los especialistas del grupo Edite de la Guardia Civil localizaron e identificaron en la localidad de Puerto de Sagunto al titular de la cuenta bancaria a la que se había transferido el dinero de la factura. Sin embargo, la cantidad monetaria había sido movida de forma fraudulenta a otras cuentas ubicadas en Valencia y Portugal con importes que alcanzaban los 15 mil euros. Siguiendo el rastro de las transferencias españolas, la Guardia Civil identificó y detuvo a una segunda persona que había extraído en varias ocasiones dinero en efectivo en Valencia capital.

Afincados en la Comunidad Valenciana

En el registro del domicilio de la mujer del Puerto de Sagunto, los agentes encontraron material informático, teléfonos móviles, tablets, pendrives, sustancias estupefacientes, dinero en metálico y numerosa documentación bancaria que acreditaba la actividad ilícita que se estaba llevando a cabo, así como la implicación de otras personas en estos hechos, produciéndose la tercera detención, un familiar de la mujer detenida. Esta persona, un varón al que le constaban numerosos antecedentes policiales por hechos similares, era la encargada de gestionar y utilizar de forma online la cuenta bancaria donde se recibió el total del importe defraudado.

Tras analizar la información obtenida se pudo determinar que los tres detenidos se pusieron en contacto con otras personas de origen latino para hacerles una oferta y que actuasen como mulas económicas, que consiste en hacer uso de sus propias cuentas bancarias para recibir transferencias económicas y derivarlas a otras cuentas o extraer dinero en efectivo de las mismas, que sería entregado a otros integrantes de la red, a cambio de obtener un pequeño porcentaje de lo defraudado.

En 2019, se localizó al cabecilla, con diversos antecedentes, de esta organización criminal en Valencia, que se encargaba de contactar con otras personas intermediarias para hacerles entrega del dinero en metálico defraudado.

Investigaciones lusas

Respecto al resultado de las gestiones llevadas a cabo por las autoridades portuguesas en relación con los beneficiarios de las cuentas bancarias ubicadas en dicho país, a principios de este mes de noviembre de 2021, se comunicó la plena identificación y localización de dos mujeres y dos hombres, que fueron investigados por los hechos descritos anteriormente. Esta laboriosa investigación, de 3 años de duración, ha finalizado con la detención de 4 personas e investigación de otras 5, presuntas autoras de un delito de estafa, otro de blanqueo de capitales y otro de pertenencia a organización criminal.

Se trata de 3 mujeres y 5 hombres, de edades comprendidas entre los 27 y 44 años, nacionalidades ecuatoriana, dominicana y de República Democrática de Santo Tomé y Príncipe, que quedaron a disposición judicial tras las detenciones. La investigación permitió recuperar más de 82.000 euros que le fueron entregados al responsable de la empresa de Borja.