Ni un mes le ha durado a un abogado de Zaragoza ser un fugitivo de la Justicia tras no presentarse en un juicio por estafa, ya que ayer fue detenido por la Policía Nacional. Se encontraba oculto en la casa de su anciana madre. Se le imputa haberse apropiado de 150.000 euros en una operación inmobiliaria.

El letrado, José Javier P. Y., no se presentó el pasado 3 de noviembre en la vista oral en la que se enfrentaba a seis años de cárcel como máximo, los que pide la acusadora particular, Ana Lloréns, mientras que la fiscal pide cuatro años. Ingresará en prisión hasta que la Audiencia de Zaragoza señale día para el juicio.

Según las acusaciones, José Javier P. Y. se embolsó esa cantidad de dinero tras hacerse pasar por intermediario en un proceso de venta de unos terrenos ubicados en Soria y Calahorra y en los que se iban a construir tres supermercados, dos en la primera ciudad y uno en la segunda. El abogado, supuestamente, llegó a entregar la copia de unos contratos de compraventa de suelo, de fecha 2017, con las mercantiles Lildl Supermercados y Semark AC Group. Por esta gestión, el querellado pidió el 5% del valor de las obras, solicitando un anticipo de 150.000 euros.

Por si eso no fuese suficiente, para convencerle, además, le entregaron como prueba fehaciente de que los terrenos aparentemente gozaban de las autorizaciones municipales para poder proceder de forma inmediata a la construcción de los mentados supermercados.

Con todos estos antecedentes y con la seguridad de que iba a resultar adjudicatario de la construcción de tres supermercados para empresas de reconocido prestigio y solvencia la denunciante entregó a los querellados la cantidad acordada de 150.000 euros, ya que se iba a proceder de forma inmediata a su construcción, a la supuesta vista de las aprobaciones municipales.

El tiempo iba transcurriendo, y excusa tras excusa, nunca le entregaron ni los proyectos de construcción ni los precios de esta para poder construir. Una acusación que la defensa, ejercida por la letrada Carmen Sánchez Herrero, niega.