Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SENTENCIA DE LA AUDIENCIA DE HUESCA

Condenado a 10 años y 9 meses de cárcel el guardia civil que intentó matar a su compañero y a su hija en Huesca

El magistrado entiende que su "eximente incompleta de alteración psiquica" no es suficiente para enviarle a prisión, como pedía la defensa, aunque rebaja las peticiones de la Fiscalía y la acusación particular

El condenado por tentativa de homicidio y lesiones graves, José Luis Carabajal, durante el juicio en la Audiencia de Huesca

El guardia civil de Huesca que intentó asesinar a su compañero apuñalándole en plena calle tendrá que entrar en prisión porque la Audiencia Provincial ha concluido que pese a que existía una "eximente incompleta de alteración psíquica" es insuficiente como para no ordenar su ingreso en la cárcel, y no en un centro psiquiátrico como solicitaba su defensa. Finalmente, los magistrados le han impuesto a José Luis Escarabajal Escuer una condena de 10 años y 9 meses, 9 de ellos por un delito de tentativa de asesinato con alevosía y ensañamiento contra Jesús Javier León Abad, y otros 21 meses por las lesiones "agravadas por el empleo de medios peligrosos y alevosía" en la agresión a la hija de este, María Pilar León Palma. Asimismo, tiene prohibido acercarse a sus víctimas a menos de mil metros y comunicarse con ellas durante 19 años en el caso del que era su compañero, y de 6 años y nueve meses en el de su hija y su mujer.

La sentencia deja probado que lo que ocurrió aquel 2 de mayo de 2020, pasadas las ocho de la tarde, cuando el ahora condenado, José Luis Escarabajal, asestó cuatro puñaladas por la espalda, una en la nuca y tres en el cuello con la navaja de 18,3 centímetros que llevaba mientras Jesús Javier León Abad iba acompañado de su hija porque ambos habían salido a pasear al perro. Y, después de decirle "hola cabrón, ¿cómo estás?", siguió dándole navajazos en el torax, el cuello y el abdomen. Hasta trece le asestó y algunos estando ya inconsciente. Fue cuando la hija intervino para evitar que siguiera cebándose con su padre, cuando el agresor le agredió, clavándole la navaja en la nuca, el glúteo, el hombro izquierdo y el brazo derecho.

Víctimas y verdugo eran, además, vecinos en el mismo bloque de viviendas y también ha quedado probado que poco antes de la agresión, el ahora condenado ya había avisado a otros vecinos, con los que León Abad había tenido importantes diferencias en el pasado, de que "esto va a acabar muy mal".

Por estos hechos, la Fiscalía llegó a pedir 14 años y 11 meses de cárcel por la tentativa de homicidio, que luego rebajó a 9 años y 11 meses, y la acusación particular, representada por los abogados Carmen Cifuentes y Enrique Trebolle, reclamaba 15, mientras la defensa pedía la absolución de su defendido y su internamiento en un centro psiquiátrico. Y por la agresión a la hija, un año y 11 meses la primera, 10 años y seis meses la segunda, y también la absolución, la tercera.

Y es que, aunque la sentencia entiende que su salud mental pudo verse agravada al abandonar el tratamiento que recibía y el confinamiento por la pandemia del covid, también concluye que intentó acabar con la vida de su víctima y que le atacó «de manera sorpresiva, por la espalda, con un arma mortífera, dirige sus ataques contra partes vitales (la primera cuchillada en la nuca y las inmediatamente posteriores en el cuello) y lo agrede repetidamente».

Compartir el artículo

stats