Tres peatones han muerto atropellados en lo que va de año en la capital aragonesa. La última víctima mortal en añadirse a esta trágica lista fue M. C. C., de 74 años, en un siniestro ocurrido este lunes en el barrio Delicias. 

El arrollamiento, del que la Unidad Judicial de la Policía Local busca testigos (976 724 141), tuvo lugar sobre las 11.40 horas en la calle Julián Sanz Ibáñez. La víctima caminaba por la acera con su esposo y la nieta de tres años cuando, según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, la niña salió corriendo hacia la calzada que llegó a invadir, yendo la septuagenaria detrás de ella. El conductor no habría tenido opción alguna de pisar el freno, atropellándola y muriendo en el acto. La menor resultó ilesa. 

Inmediatamente se trasladaron hasta allí la uvi de los Bomberos de Zaragoza y la Policía Local que asistieron a la víctima y cortaron el tráfico de la calle mientras realizaban las labores sanitarias. Nada pudieron hacer por la mujer, certificando el fallecimiento de la misma. 

Según la primeras pesquisas, el conductor del turismo, de 42 años, circulaba por la calle de Miguel Labordeta cuando hizo el giro obligatorio a la izquierda al incorporarse a la calle de Julián Sanz Ibáñez. Ahí, a la altura del número 60, donde hay un paso de peatones, fue donde el hombre la arrolló. Los agentes le hicieron la prueba de alcoholemia y consumo de sustancias estupefacientes, dando resultados negativo. 

El siniestro mortal se produjo en este cruce de calles. EP

Los agentes tratan de averiguar si la mujer iba detrás de su nieta por el paso de peatones o fuera de la calzada. De ahí que hayan hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana, pese a haber tomado declaración a varios testigos. El siniestro provocó gran conmoción entre los vecinos porque la víctima era conocida de la zona y por cómo se habría producido. Muchos propusieron que el cruce se semaforice para evitar accidentes, que «suelen ser habituales». 

El 2022 no acabará como el pasado año cuando hubo que lamentar solo una víctima mortal en las calles de Zaragoza. A la fallecida de hoy hay que sumar una mujer atropellada de 80 años, en febrero, cuando la víctima atravesó la calzada del camino de Las Torres por un sitio indebido y un joven de 18 años que fue arrollado, también en febrero, por un conductor ebrio que luego se dio a la fuga en la avenida José Atarés. No obstante las cifras de siniestros mortales no tienen nada que ver con hace veinte años cuando hubo 29 muertos y 1.834 víctimas en general.