Kiosco Caso Abierto - El Periódico de Aragón

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

Una menor pasa de insistir en sexo consentido a acusar a quien consideraba su "marido" en Zaragoza

“No se le puede imponer ningún delito. Nadie se ha aprovechado de mí y todo lo que hemos hecho es consentido”, declaró durante la instrucción | La Fiscalía solicita diez años de prisión para el joven y la defensa pide la absolución ya que "todo había sido consentido"

Los hechos se juzgaron ayer en la Audiencia Provincial de Zaragoza. EL PERIÓDICO

Una denuncia por desaparición de una menor tutelada por el Gobierno de Aragón acabó ayer en un juicio por supuestos abusos sexuales por parte de un joven de 19 años a la chica, que entonces tenía 15 años. Sobre la mesa de la Audiencia Provincial de Zaragoza sobrevoló no solo que la chica dijo que en un primer momento todo fue consentido, sino también si el grado de madurez de ella es cercano al joven y, por tanto, no habría la superioridad que exige el delito. Es decir, que podría aplicarse la conocida como doctrina de Romeo y Julieta, si bien la Fiscalía no lo vio así y exigió una condena de 10 años de prisión.

La denuncia interpuesta por los responsables de la custodia de la menor se remonta al 24 de junio de 2021. Ese día, la adolescente aprovechó una visita a su madre para verse con A. H., al que por entonces consideraba su “marido”. Eran pareja desde hacía cuatro años. Tanto es así que ella consideraba “válido” el matrimonio que ambos habían contraído mediante un rito en presencia de dos amigos.

Pero no fue su única fuga. Según la Guardia Civil, se llegó a escapar el 2 de julio del hospital Ernest Lluch de Calatayud cuando había sido citada para las pruebas ginecológicas. Fue en ese momento cuando la tutora de la menor volvió a ampliar la denuncia, pues no se supo nada de ella hasta tres días más tarde. En esta ocasión, apreció hematomas en su cuello y sus brazos. Según la tutora, los primeros eran “chupetones”, pero los segundos eran consecuencia de “agarrones”.

En su declaración durante la instrucción, la menor aseguró a los investigadores que todo había sido “queriendo”, añadiendo: “No se le puede imponer ningún delito. Nadie se ha aprovechado de mí y todo lo que hemos hecho es consentido”. Todo cambió ayer durante su declaración en el tribunal provincial cuando la menor dio un giro de 180 grados.

Explicó que la noche del 4 al 5 de julio él se aprovechó de ella, pese a decirle en reiteradas ocasiones que no quería tener relaciones sexuales. “Siempre han sido consentidas menos esta última vez. Lo he recordado siempre, otra cosa es que no lo quisiera contar”, afirmó. En esta última visita, la joven puntualizó que ya estaba “todo mal”. “Nuestra vida se basaba en drogarnos y el sexo”, concretó.

A pesar de este cambio, la abogada de la defensa, Ana Ruiz, insistió en la absolución de A. H. pues la joven había mantenido “hasta la saciedad” que todo había sido consentido “ante su tutora, su madre, la fiscal, las forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón y la Guardia Civil”. “Se le ha convencido de que es víctima de su novio. En el momento de los hechos, no tenía dudas de que hacía lo que quería. Era ella quien escapaba del centro de menores para verlo”, argumentó.

La última palabra la tuvo el acusado. “Yo la consideraba como mi futura esposa. Jamás le he obligado a nada ni la ha manipulado. No me esperaba que nuestra relación acabaría en un juicio”, concluyó.

Compartir el artículo

stats