Llegan las vacaciones navideñas y Zaragoza vuelve a enfrentarse a una oleada de robos en viviendas. Sin ir más lejos, la pasada madrugada y por sorpresa fueron detenidos tres miembros de una banda de georgianos especializados en desvalijar pisos.

El arresto de los sospechosos se produjo gracias a un vecino del zaragozano barrio de San José que escuchó ruidos detrás de la puerta de acceso a su casa. Era extraño porque eran pasadas las 02.00 horas, así que, con sigilo y temor, se acercó a la misma y miró por la mirilla. Sin embargo, la habían tapado con algo, así que inmediatamente llamó a la sala del 091 para alertar lo que estaba pasando.

Hasta el edificio situado en el número 9 de la calle Félix Burriel se desplazaron varias dotaciones de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que detuvieron in fraganti a los tres miembros de esta organización criminal itinerante, según pudo saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN.

El domicilio del hombre que pidió ayuda era la primera de tantas otras que habían marcado los días previos y en las que pretendían entrar. Los agentes observaron que varias puertas estaban marcadas con finos hilos realizados con pegamento y con señuelos de plástico transparente. Posiblemente lo habían puesto días antes y ayer de madrugada habían regresado al edificio para comprobar cuáles seguían ahí. Una forma de saber que no había nadie en el interior y así poder robar sin peligro.

En las pertenencias de los tres ladrones, G. K.; D. D., y T. G., de 35, 32 y de 29 años, les encontraron varias ganzúas con las que abrir las puertas. También les intervinieron las llaves de dos coches que pertenecían a empresas de alquiler en Madrid.

Este año, el Grupo de Robos ha desarticulado cinco grupos, frente a los nueve del anterior.

Ganzúas intervenidas en otros robos. POLICÍA NACIONAL

El modus operandi es muy sencillo: marcan el bloque entero con pequeños hilos de pegamento entre la parte inferior de la puerta y el marco. Este hilo se coloca uniendo el marco y la hoja de la puerta de tal forma que si la puerta se abre el hilo se rompe. Vuelven el día siguiente y comprueban las que quedan intactas, señal de que no hay nadie en su interior. En ese momento, inician el ganzuado de la cerradura para proceder a los robos.

Esta es la metodología más utilizada en la actualidad por las bandas de origen georgiano para marcar las viviendas sobre todo en periodos vacacionales para, posteriormente, cometer los robos.

Suelen seleccionar, como en este caso, comunidades grandes con dos o tres escaleras conectadas entre sí o urbanizaciones que tengan varias entradas y salidas y que tengan facilidad para detectar la presencia policial. En una misma noche pueden llegar a realizar hasta 10 robos.

Consejos de la Policía Nacional

Cerrar siempre con llave

Cuando nos vamos de vacaciones y siempre que salgamos de casa aunque sea por unos minutos, debemos accionar la cerradura de la puerta de la vivienda con todas las vueltas de la llave para evitar que puedan acceder con el conocido método del resbalón –introducir una pieza plástica entre el marco de la puerta y el resbalón de la cerradura-. Debemos recordar también cerrar todas las puertas en el caso de viviendas unifamiliares, como son aquellas que dan acceso a sótanos, garajes o jardines, así como las ventanas.

Ojo a los testigos de plástico

En el caso de que observemos testigos de plástico o hilos de pegamento entre la puerta de acceso a la vivienda y el marco, se trata de un método que suelen emplear especialistas de robos en viviendas para marcar los domicilios y comprobar si están deshabitados temporalmente. Si se observan este tipo de testigos u otras marcas sospechosas avisar de inmediato al 091

Cuidado al anunciar que nos vamos de vacaciones

Debemos ser prudentes al comentar con las personas de nuestro entorno que nos vamos de vacaciones cuando estamos en un sitio público, ya que no sabemos quién pueda estar escuchando y por supuesto no comentar nuestros planes a desconocidos. Tampoco es aconsejable comentarlo en nuestras redes sociales, menos aun si en alguna ocasión hemos hecho mención a nuestro lugar de residencia a través de fotografías en las que aparece nuestra vivienda o ha quedado reflejada su ubicación al usar aplicaciones deportivas en las que marcamos nuestro recorrido.

Que nuestra vivienda parezca habitada

Hay una serie de medidas que podemos llevar a cabo para que los delincuentes no aprecien desde el exterior que estamos ausentes de nuestra vivienda:

  • No se deben dejar bajadas todas las persianas de la vivienda, desde el exterior puede llamar la atención de los delincuentes especializados en este tipo de robos.
  • Puedes aprovechar sistemas automatizados que existen en el mercado para que determinadas luces o dispositivos electrónicos de tu hogar se activen de forma periódica.
  • Algún familiar o allegado de confianza puede recoger periódicamente la correspondencia del buzón para que no se acumule y comprobar el estado de la vivienda.

Cuidado con la presencia de desconocidos en la finca

Tanto si se vive en un edificio, como en una urbanización o vivienda unifamiliar, debemos estar atentos a personas ajenas al entorno.

  • No abrir el portal a desconocidos, antes de abrir la puerta de acceso al edificio hay que asegurarse que se conoce a esa persona, facilitar el acceso a personas ajenas puede comprometer nuestra seguridad y la de nuestros vecinos.
  • Ante la presencia de personas sospechosas en el edificio o en la urbanización, no se debe dudar en llamar al 091, nunca será una molestia el acercarnos y hacer las comprobaciones oportunas.
  • En el caso de escuchar ruidos poco habituales en el acceso a una vivienda próxima, y más si se conoce que sus moradores se encuentran de vacaciones, una llamada al 091 hará que una patrulla de Policía Nacional se acerque inmediatamente al lugar y comprobará si se está intentando cometer un robo.

No entrar, no tocar y avisar al 091

En el caso de que a pesar de todo, a la vuelta de vacaciones se encuentre abierta o forzada la puerta de la vivienda, en ningún momento se debe entrar ni manipular nada debiendo llamar de inmediato al 091 para que manden un vehículo radiopatrulla para hacer las comprobaciones oportunas. Para facilitar una posible investigación y la recuperación de los objetos sustraídos, resulta conveniente tener elaborado previamente un listado con los objetos electrónicos que tengamos en casa –tablets, televisores, ordenadores, consolas, etc- y sus correspondientes números de serie. También es adecuado disponer de un listado detallado y fotografías de las joyas y objetos de valor de las que dispongamos. En caso de sustracción es de vital importancia aportar estos listados a la hora de formular la denuncia en comisaría para poder rastrear los objetos.

Tan importante es la puerta de acceso como la cerradura

Para la seguridad de la vivienda no solo es importante el tipo de puerta que tengamos, lo es igual o más la clase de cerradura que tengamos instalada en ella, instala productos de calidad certificada. Existen cerraduras en el mercado denominadas antibumping o antiimpresioning que dificultan el acceso a nuestras viviendas a los delincuentes que emplean esas técnicas para robar. El bumping es una técnica utilizada por algunos delincuentes, que consisten en introducir una llave especialmente modificada en la cerradura, con la que después de dar una serie de golpes en ella, se consigue mover la posición de los bulones del interior de la cerradura que les permite abrir puerta. La técnica del impresioning pretende copiar la llave del usuario introduciendo unas finas láminas en la cerradura para grabar las marcas de la llave original y poder obtener posteriormente una copia.