Paletillas de cordero, varios lotes de ibéricos, quesos, croquetas, gambas... y así hasta los 528,32 euros de compra en los que había también refrescos y hasta varios sets de maquillaje low cost. Esta era la compra navideña que una vecina de Zaragoza decidió hacer el pasado viernes, aunque no pretendía pagarla y acabó detenida en el propio supermercado Carrefour.

El intento de hurto tuvo lugar sobre las 18.00 horas en este súper situado en la avenida Navarra. Quien lo evitó fue el vigilante de seguridad privada cuando vio que una mujer salía, tan tranquila, por la salida sin compra con un carro hasta arriba de productos. Le dio el alto tras observar qué hacía y si iba acompañada por alguien. Momento en el que vio que un hombre la esperaba en el exterior y que una joven salía de un decorado navideño en el que estaba escondida y se unía a ellos.

Ticket de la compra que no pretendía abonar la detenida. El Periódico de Aragón

Estos dos últimos dijeron que no sabían nada mientras que la mujer que llevaba el carro, I. H. R, de 34 años y de origen español, reconoció que «esperaba que no la pillaran» y poder irse a su casa en el zaragozano barrio de El Gancho con una comida que seguramente hubiera formado parte de su cena de Nochebuena.

Pero no fue así y el guarda de seguridad llamó a la sala del 091 que envió a una patrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que la detuvo inmediatamente. Tras ser puesta a disposición del Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza, asistida por el letrado Luis Ángel Marcén, el magistrado titular acordó la libertad provisional como supuesta autora de un delito de hurto.

Esta mujer se une a los otros tres detenidos que protagonizaron un robo de similares características a principios de mes en el supermercado Aldi. En esa ocasión fueron más agresivos, ya que los arrestados y otros tres más que consiguieron huir no dudaron en agredir al personal de seguridad que trató de evitar el hurto. Llevaban los carros hasta los topes, si bien la compra que pretendían no abonar estuvo valorada en 680 euros. Tras el intento de asalto, los tres quedaron también libres.