La Guardia Civil ha llevado a cabo la denominada operación 'Enjambre', desarrollada en la provincia de Zaragoza, y que ha permitido desarticular un grupo criminal compuesto en su mayoría por ciudadanos de origen magrebí (marroquís y argelinos), dedicada a favorecer la inmigración irregular entre el Norte de África y España.

Esta red, que actuaba de manera estable en el tiempo, también estaba formada por ciudadanos de otras nacionalidades y que actuarían en apoyo de estas actividades ilícitas. La investigación se inició a finales del año 2021 cuando la Guardia Civil detectó un elevado número de empadronamientos en la localidad de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), tratándose de personas que habían entrado en España de manera irregular y que posteriormente no residían, ni desempeñaban ningún trabajo o tipo de arraigo en la citada población.

Además se detectó que parte de esas personas eran localizadas posteriormente en otros puntos de la geografía española o Francia, y que habían entrado en nuestro país de manera irregular mediante pateras por la zona sudeste de la Península y por la Comunidad Valenciana. Una vez en territorio nacional contactaban con la organización y los trasladaban hasta Ejea de los Caballeros.

En Ejea eran alojados en pisos patera hasta el momento de ser empadronados.

En esta última localidad eran alojados en pisos patera hasta el momento de ser empadronados. Todo ello con la finalidad de favorecerles el tránsito hasta Francia u otros lugares de España, bien a través de vehículos de la propia organización o facilitándoles otros medios de transporte públicos. Estos inmigrantes habían adquirido una deuda económica con la organización por todas las gestiones anteriores, que oscilaban entre los 200 y 900 euros.

Si esa persona no disponía de la cantidad económica para realizar el pago, le obligaban a efectuar venta de drogas al menudeo para la organización o debía trabajar en labores agrícolas hasta obtener el dinero para saldar la deuda. Por estos motivos los investigadores llevaron a cabo multitud de gestiones e inspecciones en explotaciones agrícolas que permitieron por un lado, desarticular un punto de venta de sustancias estupefacientes al menudeo y por otro, localizar a empresarios del sector agrario implicados en estos hechos, produciéndose la detención de uno de ellos en el mes de agosto del pasado año. 

Detención del cabecilla de la red

Fruto de las informaciones recabadas durante esta laboriosa investigación, el pasado domingo 29 de enero, la Guardia Civil detuvo al cabecilla de esta organización cuando efectuaba un transporte de droga desde Andoáin (Guipúzcoa) hasta Ejea de los Caballeros, momento en el que trató de deshacerse de la sustancia arrojándola por la ventanilla, resultando ser 1 kg de hachís y 200 gr de polen de hachís, distribuida en tabletas.

Posteriormente a esta detención, se detuvo a 7 personas de la red entre los días 29 y 30 de enero, y se realizaron tres registros en inmuebles propiedad de los detenidos, donde se intervinieron diferentes cantidades de marihuana y hachís, así como otros efectos, que evidenciaban las actividades ilícitas que realizaba la red criminal. Esta organización, cuya actividad principal era el traslado de inmigración ilegal entre países (además de la droga), contaba con el apoyo de otros ciudadanos que aceptaban empadronar a inmigrantes en su domicilios a cambio de compensaciones económicas, falsificando para ello los documentos necesarios que se entregarían ante la oficina del padrón municipal. 

Otra de las imágenes facilitadas por la Guardia Civil

Última detención

La última detención se efectuó el pasado jueves 2 de febrero en la localidad de Ejea de los Caballeros, ascendiendo a 10 las personas detenidas en este operativo. A los detenidos se les imputa delito de pertenencia a grupo criminal, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra la salud pública por tráfico de drogas y falsedad documental.

Por otro lado cabe destacar el grave riesgo al que eran expuestos los inmigrantes por parte de esta organización criminal, puesto que eran plenamente conscientes de este extremo y favorecían el tránsito por mar en esas condiciones, con el peligro que conlleva para su integridad física y la vida de los tripulantes y, posteriormente, alojarlos en pisos 'patera' que no reunían ninguna condición higiénica o de salubridad, donde debían permanecer hasta que pudieran empadronarlos.

La investigación ha sido desarrollada por el Servicio de Información de la Guardia Civil de Zaragoza, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción núm. 2 de Ejea de los Caballeros, así como de la Fiscalía de esa localidad, en coordinación con la Jefatura de Información (UCE-3), y el apoyo de unidades de seguridad ciudadana y Policía Judicial de Ejea de los Caballeros, Servicio Cinológico de la Comandancia Guardia Civil Zaragoza y Policía Local de Ejea de los Caballeros. Esta operación supone un duro golpe a las organizaciones criminales dedicadas al favorecimiento de la inmigración irregular asentadas en España, siendo continuación a la línea seguida en otras anteriores desarrolladas desde 2020 hasta la fecha, por la Guardia Civil, como los las operaciones “Celestina”, “Sidecar”, “sidegar”, “Limestone”, “Cobre” y “jarosita”. La operación continúa abierta no descarándose más detenciones.