SEGURIDAD VIAL

Pillado a casi 200 km/h un conductor bebido y drogado en una carretera de Fraga

La Guardia Civil investiga a un hombre que circulaba en un tramo de la N-II con límite máximo de 90km/h y a otro que conducía un camión con una tasa de alcohol ocho veces superior a la permitida

Actuación de la Guardia Civil de Huesca.

Actuación de la Guardia Civil de Huesca. / EP

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La Guardia Civil investiga a dos conductores por sendos delitos contra la seguridad vial en la provincia de Huesca. El primero de ellos circulaba por la N-II en el término municipal de Fraga a 198 km/h, cuando la velocidad en ese tramo de la vía a 90 km/h. Fue interceptado este lunes por la tarde en un dispositivo de control establecido por los agentes de tráfico del instituto armado. 

La patrulla dio el alto al vehículo y, tras identificar a su conductor, un hombre de 37 años vecino de Madrid, se le hizo la prueba de alcoholemia. Esta arrojó una tasa de 0,57 mg/l, cuando el máximo permitido es de 0,25 mg/l. Igualmente, se le hizo un examen de detección de sustancias estupefacientes, que inicialmente dio resultados positivos en cannabis, cocaína y anfetaminas, a falta de confirmación por laboratorio.

Este conductor está investigado por dos delitos: conducir un vehículo a motor a una velocidad superior en 80 km/h a la velocidad genérica de la vía y conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Las diligencias se entregaron en el Juzgado de Guardia de Fraga. El investigado tiene la obligación de personarse ante la autoridad judicial cuando sea requerido para ello.

Esa misma tarde de este lunes, la central 062 de la Guardia Civil de Huesca recibió a través del 112-SOS Aragón varios avisos de usuarios que circulaban por la A-23 hacia la capital oscense informando de un camión iba por el medio de la vía ocupando parte de ambos carriles y dando bandazos. Incluso llegó a rozar a otro vehículo pesado que lo había adelantado.

Inmediatamente se movilizaron varias patrullas de tráfico y seguridad ciudadana de la Benemérita para interceptar el camión a la mayor brevedad y comprobar las circunstancias de su conductor. El vehículo se localizó a la altura de la salida 356 (desvío a Cuarte), donde los agentes le dieron el alto y quedó estacionado fuera de la vía. Al ir a identificar al conductor se percataron de que podría encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas. La prueba de alcoholemia arrojó una tasa de 1,28 mg/l, siendo la máxima para conductores profesionales de 0,15 mg/l. Es decir, multiplicaba por ocho el máximo permitido.

El conductor del camión, un hombre de 43 años vecino de la comarca de las Cinco Villas, está investigado como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial, por conducir superando las tasas de alcoholemia legalmente establecidas. Las diligencias se remitieron al Juzgado de Guardia de Huesca. El vehículo quedó inmovilizado hasta que fue retirado por otro conductor de la empresa propietaria del mismo.

La Guardia Civil recuerda que el consumo de alcohol y drogas influye en la conducción, al disminuir la capacidad sensorial, de reflejos y de atención, lo que supone un peligro para la propia vida y la del resto de usuarios de la vía. La velocidad excesiva o inadecuada es un factor fundamental que determina la mayor o menor incidencia en los accidentes, así como la gravedad y el grado de las lesiones de las víctimas en caso de producirse un suceso. Se trata de una causa habitual en los accidentes mortales y que hay que respetar los límites establecidos, además de adecuar la velocidad a las condiciones que en cada momento presenten la vía, el vehículo o el conductor.