SUCESOS EN ARAGÓN

Asesta varias cuchilladas a un joven a plena luz del día en la calle Delicias de Zaragoza

El joven sufrió un profundo corte en una mano al evitar una puñalada en el cuello | La Policía investiga si responde a un tema de bandas latinas o a una cuestión de celos

La víctima acudió a esta tienda de alimentación de la calle Delicias, sangrando y pidiendo ayuda.  | JOSÉ MIGUEL CALVO

La víctima acudió a esta tienda de alimentación de la calle Delicias, sangrando y pidiendo ayuda. | JOSÉ MIGUEL CALVO / L. M. G.

A plena luz del día y en una de las calles más concurridas y comerciales de Zaragoza, la que da nombre al barrio Delicias, estuvo a punto, anteayer, de ser el escenario del segundo crimen en lo que va de año en la capital. Un joven asestó tres cuchilladas a otro, quien pudo evitar con su mano una que iba directa al cuello. Salió corriendo y se resguardó en una panadería desde la que llamaron a la Policía Nacional. El autor acabó detenido.

Poco antes de las 15.00 horas ocurrió esta tentativa de homicidio. Según pudo saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, la víctima y el agresor se conocían y se habían amenazado en los días previos. Coincidieron a la altura del Jardín Vertical, momento en el que el agredido, M. A. J., de 21 años y de origen español, habría esgrimido un cuchillo con el que amenazó al otro. Le salió mal, pues C. R. M. C., de 19 años y de origen dominicano, le arrebató el arma blanca.

Les dio igual que la calle estuviera con gente en terrazas o volviendo a casa de sus respectivos trabajos, ya que C. R. M. C. asestó tres cuchilladas al otro joven. Todo tras perseguirse para intentar evitar por parte de M. A. J. lo que al final acabó ocurriendo. El posteriormente arrestado le asestó una cuchillada en el muslo, otra en el glúteo y la más grave en la mano. Sí consiguió evitar que le clavara la hoja del cuchillo en el cuello.

Después del acometimiento, C. R. M. C. huyó del lugar para intentar no ser detenido, mientras que el otro decidió cobijarse en una panadería. Pidió ayuda a una de sus empleadas, quien le hizo una primera asistencia hasta la llegada de los sanitarios y de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. El herido rápidamente les dio la descripción física del autor e incluso el alias por el que se le conocía, «el Chiro». Varias patrullas realizaron una batida por la zona, localizando al sospechoso en la calle Daroca, siendo inmediatamente arrestado como supuesto autor de un delito de tentativa de homicidio.

La víctima, que fue trasladada al hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza fue intervenida quirúrgicamente de sus heridas, quedando detenida por un delito de amenazas.

Ahora la Policía Nacional trata de investigar qué hay detrás de esta agresión, pues la víctima tuvo relación con bandas latinas de Zaragoza. Una de las principales hipótesis es que el incidente responda a una cuestión de celos, ya que M. A. J. estaría manteniendo una relación sentimental con su agresor, C. R. M. C.

En estos momentos el Ayuntamiento de Zaragoza tiene activado un plan local del comercio, así como un plan de embellecimiento de la calle para intentar reimpulsar esta zona que en los últimos años se está degradando con la crisis del pequeño comercio. Los vecinos de la zona solicitan más seguridad, más limpieza y que se acabe con el problema de okupación.