SUCESOS EN ARAGÓN

Hallado el cadáver de un vecino de Zaragoza entre la basura que almacenaba en su casa

Desde hace más de un mes los vecinos habían dejado de saber de él / De la vivienda salía un fuerte olor que alertó al número 33 de la Gran Vía

José Javier vivía, a sus 68 años, en pleno centro de Zaragoza, en la Gran Vía, entre montañas de basura y objetos que recopilaba por el síndrome de Diógenes que padecía. Ayer iba a recibir la visita de los servicios sociales del ayuntamiento cuando, nada más llegar a la puerta, notó un fuerte olor que salía de la vivienda. Podría ser como consecuencia de todo lo que almacenaba, pero era que había muerto.

El hallazgo se produjo sobre las 11.00 horas en el interior de un edificio en el número 33 de esta avenida. Hasta allí se trasladó una patrulla de la Policía Local que solicitaron la ayuda de los Bomberos de Zaragoza para acceder al piso. Nada más abrir la puerta, la trabajadora social, los agentes y el equipo de emergencias se encontraron al fallecido.

Ante dicha aparición, se activó el protocolo judicial, siendo avisados el juzgado de guardia, los forenses y el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que, inicialmente, determinaron que la muerte había sido natural. No obstante, será la autopsia la que lo confirme y determine la fecha del fallecimiento. según los vecinos, hace algo más de un mes que no se le veía.

Anualmente se detectan en la capital aragonesa entre cinco y diez casos de personas que sufren este síndrome. En el 2016 fueron exactamente diez las intervenciones realizadas, mientras que el 2017 y el 2018 se cerraron, respectivamente, con cinco y siete limpiezas integrales en lugares ocupados por pacientes de este trastorno de la conducta, según los datos del Instituto Municipal de Salud Pública (IMSP).