Lamine Gassama apenas llevaba año y medio residiendo en Zaragoza tras llegar en enero de 2021 desde Gambia hasta España cuando el 25 de julio de 2022 siguió a una joven hasta su casa en el barrio de Valdefierro y la manoseó en el portal. Ahora, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a este joven gambiano a un año de cárcel como autor de un delito de agresión sexual. La condena también incluye otros dos años de libertad vigilada, tres de inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier actividad que conlleve contacto regular con menores y, además, deberá indemnizar a la víctima con 320 euros en concepto de responsabilidad civil.

La condena impuesta por el tribunal provincial de la Sección Tercera, presidido por el magistrado José Ruiz Ramo, responde a la petición de la Fiscalía y de la acusación particular, si bien la indemnización solicitada por las dos partes acusadoras ascendía inicialmente hasta los 400 euros.

La víctima reconoció sin «ninguna» duda a Lamine Gassama durante el juicio celebrado hace dos semanas en la Audiencia de Zaragoza y así lo había hecho también el día de los hechos denunciados tras ese tocamiento de genitales.

«Llegué a mi portal, saqué las llaves de mi mochila y sentí cómo me metían la mano por debajo del vestido, me tocaban los genitales y me tiraban para atrás», declaró la joven, describiendo ante los agentes que el susodicho se trataba de un joven de «raza negra» y «pelo rizado». Con esta descripción, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) le detuvo en el corredor verde Oliver-Valdefierro, si bien Lamine trató de darse a la fuga y, según los agentes, «opuso una resistencia muy dura» durante la detención.