Así funcionaba la "secta destructiva" desarticulada en Escatrón

El líder del grupo, que fue constituido en 2018, empleaba técnicas de alteración y manipulación psicológica y agresiones físicas

Instaba a sus 'súbditos' a romper con todas sus relaciones externas y lograba crear una dependencia total hacia él

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La "secta destructiva" desarticulada por la Guardia Civil de la localidad zaragozana de Escatrón el pasado día 7, en el marco de la operación 'Mileniocat', fue constituida en 2018. La operación se saldó con la detención de cuatro personas como presuntos autores de los delitos de asociación ilícita y estafa, imputándosele también al líder de la secta los delitos de amenazas, coacciones y lesiones.

La investigación se inició, tras recibir la Guardia Civil varias denuncias de las víctimas en Barcelona, que habrían formado parte de esta secta, denunciando que su líder habría empleado técnicas de alteración y manipulación psicológica y agresiones físicas ejerciendo control sobre su personalidad para provocar una total dependencia hacía él y, de esta forma, conseguir un beneficio económico. El transcurso de las investigaciones, los agentes pudieron constatar cómo el líder de la secta, bajo una apariencia legal, habría llevado a cabo la realización de diferentes talleres y retiros espirituales relacionados con el autoconocimiento y crecimiento personal. 

Dependencia total

Durante estos talleres, el líder y sus colaboradores, comenzarían una labor de manipulación sobre las víctimas, provocando, mediante un discurso con gran poder de atracción, que rompieran con todas sus relaciones externas, buscando crear una dependencia total hacia él. Una vez captadas, eran invitadas a convivir con ellos y el resto de miembros en comunidad viviendo bajo las enseñanzas y directrices que marcaba el líder de la secta, a la cual denominó Evol.

La Guardia Civil desarticula una "secta destructiva" en Escatrón

El Periódico de Aragón

La secta se constituyó en un lugar aislado y de difícil acceso de la localidad de Escatrón, favoreciendo el discurso que el líder exteriorizaba en el que indicaba a los miembros que no debían tener contacto con el mundo exterior al estar "corrupto" y "enfermo", sufriendo agresiones verbales y físicas si llevaban a cabo algún tipo de relación con el resto de la sociedad. 

El líder se vendía a sí mismo como un “salvador” de la humanidad, difundiendo un discurso catastrofista mediante el cual indicaba que en 2027 la sociedad, tal y como se conoce en la actualidad, iba a desaparecer, siendo él la única persona que tenía el conocimiento suficiente para salvar a los miembros de su comunidad y establecer “el nuevo mundo”, buscando que los integrantes sufrieran un proceso de alteración mental y personal.

"Un nuevo mundo"

En su discurso, también destacaba el papel fundamental de la mujer, era la clave para a poder conseguir establecerse ese "nuevo mundo". Por ello, el líder y sus colaboradores, buscaban que en su mayoría la secta estuviera constituida por mujeres. Con el fin de establecer sus enseñanzas, el líder de esta “secta destructiva”, empleaba no sólo medios de manipulación y alteración de la personalidad, sino también medios violentos y vejaciones, realizando tales actos delante de todos los integrantes, ejerciendo una influencia y un control absoluto sobre sus víctimas.

El líder y sus colaboradores conseguían aportaciones económicas de sus víctimas que les permitían mejorar las instalaciones del emplazamiento en el que se ubicaba la secta, así como llevar a cabo nuevos talleres en los que poder conseguir captar a nuevas víctimas. 

Manipulación de la personalidad

Por tal motivo, la Guardia Civil se llevó a cabo la fase de explotación en la que se detuvieron a cuatro personas en Escatrón. Durante la misma, se intervino diferente documentación empleada por el líder de la secta y sus colaboradores para llevar a cabo estos procesos de captación y posterior manipulación de la personalidad de las víctimas. Para ello, se llevó a cabo el registro de todo el emplazamiento en el que se ubicaba esta “secta destructiva”, el cual albergaba una gran extensión de terreno, así como diferentes construcciones.

La investigación, dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Caspe, ha sido llevada a cabo por la Sección de Información de la Zona de Cataluña con la colaboración del Grupo de Información de la Comandancia de Zaragoza y de la Unidad Central Especial 3 de la Jefatura de Información, contando también con el apoyo y colaboración de diferentes Unidades de la Comandancia de Zaragoza. No se descarta que el número de víctimas aumente conforme avanza la investigación, el existir más afectados y personas vinculadas a esta organización que por miedo o temor no hayan denunciado los hechos con anterioridad.