Una intervención clandestina con bótox en Zaragoza termina con la paciente en la UCI

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de la capital aragonesa han asegurado a EFE desconocer la investigación realizada y tampoco han podido confirmar en la de Madrid qué unidad se ha hecho cargo de las pesquisas

Un agente de la Guardia Civil de pie junto a un vehículo oficial.

Un agente de la Guardia Civil de pie junto a un vehículo oficial. / Archivo

EFE

Una intervención llevada a cabo de forma clandestina en un piso de Zaragoza para inyectar bótox en los gemelos de una mujer que quería reducir el tamaño de sus pantorrillas acabó con la paciente ingresada en la UCI de un hospital de la capital aragonesa tras sufrir una intoxicación aguda.

Los hechos, ocurridos a principios del pasado mes de mayo, han sido desvelados por El País, que informa de una investigación llevada a cabo por la Guardia Civil en torno a la denuncia interpuesta en Madrid por la mujer, que se desplazó a Zaragoza para someterse a la operación, a fin de tratar de identificar el piso donde se llevó a cabo.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza han asegurado a EFE desconocer la investigación realizada y tampoco han podido confirmar en la de Madrid qué unidad se ha hecho cargo de las pesquisas. Desde el Gobierno aragonés han confirmado que una mujer ingresó en esas fechas en una UCI hospitalaria de Zaragoza después de recibir una inyección de bótox en sus gemelos y que, después de superar un botulismo iatrogénico, una intoxicación aguda susceptible de causar la muerte, ingresó en planta por unos días, antes de recibir el alta y abandonar el centro.

Estas fuentes han calificado el caso de "raro y aislado", aunque el Gobierno de Aragón informó con rapidez de esta situación al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias a fin de dar aviso al resto de comunidades autónomas.