SUCESOS EN ARAGÓN

Coge un cuchillo en una barbería para apuñalar a un compatriota en un bar de Zaragoza

El agresor y la víctima discutieron en una cafetería de Delicias hasta que el primero le acuchilló en el brazo

Un joven perforó el ojo de otro con un vaso de cristal

Ambos quedaron en libertad tras prestar declaración ante el juez. | EL PERIÓDICO

Ambos quedaron en libertad tras prestar declaración ante el juez. | EL PERIÓDICO

El zaragozano barrio de Delicias se convirtió el miércoles por la tarde en el escenario de una nueva agresión con arma blanca al resultar apuñalado un colombiano que participó en una riña en una cafetería ubicada en la calle Bélgica. Según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, el agresor –G. R. R. (Colombia, 1992)– y la víctima –Y. A. A. Q. (Colombia, 2000)– se enzarzaron en el citado establecimiento hasta que el primero de ellos lo abandonó en dirección a una barbería próxima para proveerse de un cuchillo de grandes dimensiones. Cuando regresó, se abalanzó sobre la víctima con la intención de clavarle el cuchillo en el pecho, pero solo logró alcanzarle en el brazo izquierdo hasta que el herido logró recomponerse y le lanzó una silla.

Los agentes le encontraron sangrando abundantemente del brazo izquierdo cuando realizaban labores de vigilancia de paisano, momento en el que quedaron alertados por los gritos procedentes del interior del citado establecimiento. A su llegada, los protagonistas de la riña salieron corriendo, aunque claudicaron ante la persecución de los policías nacionales pasados unos minutos y fueron trasladados a los calabozos de la comisaría Actur-Rey Fernando.

Asistidos por los abogados Carmen Sánchez Herrero, Luis Ángel Marcén y Rocío Notivoli, ambos quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial ante el Juzgado de Instrucción número 10 de Zaragoza, en funciones de guardia. El primero de ellos fue puesto a disposición de la Justicia en calidad de autor de un delito de lesiones y, el segundo, de un delito de amenazas graves porque huyó del bar al grito de «¡te voy a matar!».

Apenas unas horas antes de este episodio, el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvo a un varón –M. M. N. O. (Guinea Ecuatorial, 2003)– por, supuestamente, romper un vaso de cristal en el rostro de un joven al que perforó el ojo derecho. La agresión se desató la madrugada del domingo, en torno a las 06.00 horas, en el interior de una sala de baile ubicada en el zaragozano barrio del Gancho. Según explicó la víctima a los investigadores, se encontraba en la discoteca con un amigo cuando, de repente, el agresor le tocó en el hombro y sin mediar palabra le estampó una copa de cristal en el rostro.

Huyó de allí hasta que los agentes dieron con su paradero el miércoles por la mañana, a quien detuvieron como presunto autor de un delito de lesiones graves. Asistido por Carmen Sánchez Herrero y Luis Ángel Marcén, quedó en libertad tras pasar a disposición judicial ante el Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza, en funciones de guardia.

El informe del hospital Universitario Miguel Servet, de hecho, revela que la víctima sufrió varios cortes en la mejilla, aunque la lesión más grave fue la perforación del ojo derecho, lo que requirió una intervención de urgencia.