SUCESOS EN ARAGÓN

Piden tres años de cárcel por la agresión a tres policías que frenaron una reyerta en Zaragoza

Los agentes acudieron a la sala Chocolat para disolver la riña y tres de los participantes les amenazaron y tiraron al suelo a uno de ellos

Los hechos tuvieron lugar a las puertas de la sala Chocolat, en la calle María Lostal de Zaragoza.

Los hechos tuvieron lugar a las puertas de la sala Chocolat, en la calle María Lostal de Zaragoza. / ANDREEA VORNICU

La discoteca Chocolat, ubicada en la calle María Lostal de Zaragoza, ha acostumbrado a albergar ciertos episodios violentos a altas horas de la madrugada, tal y como sucedió el 21 de marzo de 2023 con una reyerta a las puertas del citado establecimiento. Pero no fue una riña al uso porque quedó acompañada de una agresión hacia tres agentes pertenecientes a las dotaciones de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que fueron comisionados hasta el lugar de los hechos. Ayer, ninguno de los tres acusados –A. L. C., F. M. S. y P. R. F.– pudo aclarar nada de lo sucedido porque el juicio señalado a las 09.30 horas ante la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza se suspendió al estar enfermo el abogado de uno de ellos.

Los hechos referidos se remontan a la madrugada del 21 de marzo de 2023, en torno a las 05.00 horas, cuando la sala de emergencias del 091 activó a varias patrullas del Cuerpo Nacional de Policía para disuadir una reyerta que se había desatado a las puertas de la sala Chocolat. De acuerdo al escrito de acusación de la Fiscalía, los acusados se resistieron «de forma activa» a los agentes hasta el punto de iniciar un forcejeo, amenazarles –«policía de mierda, te vamos a esperar a la salida del trabajo y te vas a cagar», les gritaron– y propinar un empujón a uno de ellos.

Pero la acusación particular, en el escrito de acusación, detalla la intervención de cada uno de los agentes hasta el punto de aclarar que un policía se vio obligado a sacar el arma reglamentaria para frenar a uno de los acusados y engrilletarle. Fue entonces cuando entraron en escena sus dos compañeros para terminar por increpar a los funcionarios policiales y empujar contra el suelo a uno de ellos.

Mientras que el ministerio fiscal solo solicita penas de multa por valor de 4.200 euros por delitos de resistencia y de lesiones leves, la acusación particular a cargo de los abogados Marco Antonio Navarro y Pilar Sangorrín, en representación de los sindicatos Jupol y SUP, elevan el castigo al entender que los hechos son constitutivos de un delito de atentado a agente de la autoridad. Por ello solicitan penas de entre uno y tres años de cárcel.