Una campaña ciudadana lanzada en Huesca trata de impedir que se apruebe definitivamente una modificación de las ordenanzas municipales presentada por Vox y que va dirigida a prohibir que los propietarios de perros paseen a sus mascotas por los parques y las zonas de juego infantil de la ciudad. El objetivo declarado de la formación política es frenar la proliferación de excrementos y orines caninos en los lugares de esparcimiento.

De momento, el movimiento ciudadano que quiere que se mantenga el derecho de los perros a entrar en los parques debidamente atados ya ha recogido 514 firmas. “La medida que planean los partidos de la oposición está generando mucha indignación”, asegura Laura Laporta, que encabeza la campaña a favor de que los canes puedan pasear por las zonas verdes.

“Se aprobó antes de Navidad y al principio pasó inadvertida por las fechas que eran y porque los medios no se hicieron mucho eco de la noticia”, explica la activista, que lleva a cabo la búsqueda de apoyos a través de la plataforma change.org.

Un grupo de perros pasea por un parque. JAVIER BELVER

Perímetro de seguridad

La misma norma, todavía en tramitación, contempla imponer asimismo un perímetro de seguridad de cinco metros de anchura en torno a los espacios verdes y los lugares con juegos para niños, al objeto de mantener a los perros alejados del resto de usuarios.

“Esa modificación dificultará la convivencia con los animales y parece ir en sentido contrario a la evolución de la sociedad, pues desde hace poco las mascotas están consideradas miembros de la familia y seres sintientes”, razona Laporta. Ella, no obstante, subraya que le parece adecuada la prohibición de que los perros entren en las zonas de juegos infantiles.

“No se entiende una medida tan radical en una ciudad donde no hay constancia de que se hayan impuesto muchas multas por incumplimientos de la normativa canina, como la recogida de excrementos y la obligación de pasear a los perros sujetos con una correa”, manifiesta.

"No se entiende una medida tan radical"

La iniciativa de Vox, a la que se opusieron el PSOE y Podemos Equo, salió adelante gracias al apoyo del PP y de Ciudadanos, que suman 13 concejales, uno más que las otras dos fuerzas políticas unidas.

Curiosamente, la propuesta de modificar el artículo 111 de la normativa no es novedosa, pues en la versión anterior de la Ordenanza de Seguridad Ciudadana ya se recogía la prohibición de que los perros pudieran entrar en los parques y jardines de Huesca, una ciudad donde abundan las zonas verdes

"Dudo que haya otro lugar de España con tantas restricciones para los perros", indica una persona vinculada al movimiento vecinal que no desea facilitar su identidad. "Lo que pasa aquí está llegando a un extremo, no se puede tolerar", subraya.