FOMENTO DEL EMPLEO

La comarca Campo de Belchite crea una bolsa de talento joven para asentar a los estudiantes en el territorio

La Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Comarca Campo de Belchite busca hacer del territorio una opción válida donde iniciar la vida laboral | La bolsa aglutina a toda la comarca y se ha presentado en los municipios de mayor demografía, como Belchite, Lécera y Almonacid de la Cuba

Los jóvenes asistentes al primero de los encuentros, en Belchite.

Los jóvenes asistentes al primero de los encuentros, en Belchite. / Adecobel

EP

La Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Comarca Campo de Belchite (Adecobel) ha puesto en marcha una bolsa de talento joven que pretende recoger un listado con los jóvenes de la comarca y sus estudios de cara a asesorarles para encontrar empleo y prácticas formativas. La iniciativa responde a la necesidad de personas con formación que cubran la oferta laboral del territorio y que desde el grupo de desarrollo rural no pueden proporcionar a las empresas.

"Pensamos que había gente del pueblo que se había ido a estudiar fuera y que por inercia piensan que es imposible encontrar trabajo en la Comarca Campo de Belchite", detalla en declaraciones a Europa Press la técnico de desarrollo rural de Adecobel, María Quílez.

De esta manera, se ha elaborado un listado con todas esas personas, con "el talento que tenemos de aquí, con sus estudios y perfiles profesionales, para que llegado el momento sepamos con quién contamos para poder proporcionarles los empleos que nos llegan de las empresas", indica Quílez.

Bolsa de talento joven

Se trata de una bolsa que aglutina a toda la comarca, que se ha presentado en los municipios de mayor demografía, como Belchite, Lécera y Almonacid de la Cuba. Actualmente, cuenta con 30 personas inscritas de diversas carreras. "Tenemos de todo: magisterio, fisioterapia, enfermería, ADE, ciencias políticas, biología, ingeniería eléctrica...", enumera la técnico, añadiendo que "hay mucha gente apuntada que no ha terminado todavía la carrera, y también de grados superiores y medios".

La gran mayoría estudian en Zaragoza, tanto en la Universidad de Zaragoza como en la Universidad San Jorge, pero también cuentan con jóvenes que se han trasladado a Valencia o Madrid para cursar sus estudios.

También hay interesados en hacer las prácticas curriculares en la comarca, y desde Adecobel se trabaja en ese canal para ponerles en contacto con las empresas y ofrecerles asesoramiento con la finalidad de facilitar prácticas en las empresas del territorio y "servir de conector entre los jóvenes y las empresas", expone Quílez.

Asimismo, se les brinda ayuda para hacer sus curriculum para que puedan optar a cualquier tipo de empleo. "Estamos trabajando en una formación gratuita, que vamos a hacer en octubre, de emprendimiento y autoempleo y con la bolsa podemos ver a quién le podría interesar recibirla".

Otra iniciativa es el fomento de prácticas con el programa Arraigo de la Universidad de Zaragoza, incluso en la propia sede de la oficina de desarrollo rural, que consiste en becas para hacer prácticas en empresas de pueblos pequeños.

Asentarse

Las labores de asesoramiento y acompañamiento las realizan dos técnicos: una trabajadora social que está muy formada en empleo y la propia Maria Quílez, que es periodista.

"La idea -comenta la técnico- es que se pueda asentar alguien que tenga casa aquí, algo de arraigo con el territorio, para poder tener un trabajo estable, que no sea como apuntarse a Infojobs, sino que realmente tengan ganas de trabajar aquí".

Los motivos que llevan a los jóvenes a inscribirse es porque "llevan toda la vida veraneando en estos pueblos y no les importaría trabajar aquí", ha reconocido Quílez.

En la bolsa de empleo atienden ofertas no solo de la Comarca Campo de Belchite, sino también de municipios limítrofes. Esta iniciativa forma parte de proyecto piloto en el que participa la Universidad de Zaragoza con otras universidades de España que les han pedido colaboración a los grupos de desarrollo rural, porque es para acometer trabajos de fin de grado o fin de máster en el medio rural.

"Vimos esa oportunidad -señala Quílez- de dar a conocer esta posibilidad a los jóvenes que están apuntados en la bolsa, ya que se trata de poner en contacto a los jóvenes con las empresas o ayuntamientos para que puedan hacer sus trabajos".