Tras el avistamiento de un halcón peregrino frecuentando Monzón y a petición de un grupo de ornitólogos, el ayuntamiento de la localidad ha colocado una caja nido en el silo de la estación de Monzón con el objeto de facilitar el asentamiento de este u otros ejemplares. La caja nido ha sido donada y colocada por Carlos Perallón en colaboración de ornitólogos locales y voluntarios de Ecologistas en Acción. 

La introducción de halcones u otras rapaces en los núcleos urbanos se está extendiendo tanto en España como en otras ciudades del mundo como método de control de plagas como las palomas.

Esta actuación se integra de lleno en la decidida apuesta de la concejalía de Medio Ambiente por favorecer e incrementar la biodiversidad en el municipio, haciendo de la ciudad un espacio acogedor y creando continuidad con los espacios verdes del entorno.