Fermín Cebrián, propietario de una ganadería vacuna en Jasa (Huesca) se ha llevado este jueves una sorpresa muy inusual. Su vaca preñada dio a luz a cuatro terneros en perfecto estado de salud de parto natural. «La vaca estaba rodeada de hierba y no comía, veía que estaba muy delgada en comparación con el resto y pensé que tenía algún problema», explica Cebrián, quien decidió llamar a la veterinaría al ver el comportamiento inusual de la vaca.

Alrededor de las once de la mañana de este jueves el milagro se produjo, el animal empezó a dar a luz. El primer ternero vino de nalgas, y ante las sospechas de su dueño, la veterinaria Ana Alchonchel comprobó que había otro ternero deseando salir.

Lo que ambos no se esperaban, ni Fermín ni Ana, es que al segundo le seguiría un tercero y hasta un cuarto. «La verdad es que no he oído ningún caso de ninguna vaca que haya parido cuatro terneros. La vaca estaba muy cargada tenía mucha tripa pero estaba delgada por lo que la habíamos visitado un par de veces para medir sus constantes», explica la veterinaria.

Una vaca da a luz a cuatro terneros en Jasa, Huesca

Una vaca da a luz a cuatro terneros en Jasa, Huesca

Las cuatro crías están en perfecto estado de salud aunque tienen un peso inferior al que suelen tener los terneros recién nacidos. «Pesan alrededor de unos veinte kilos, algunos incluso menos porque son más pequeños. Ahora lo importante es que su madre los acepte y que empiecen a tetar pronto», comenta Alconchel. El peso habitual de un becerro ronda entre los treinta y los cuarenta kilos. Los terneros nacidos en alumbramientos múltiples pueden tener un peso hasta un 30% inferior a los nacidos en un parto normal. Asimismo, el embarazo suele durar mucho menos y suelen ser prematuros.

Ahora a Fermín le espera una ardua tarea de cuidados para que estos cuatro pequeños se mantengan sanos y fuertes. «Cuando nació el primero pensaba que estaba muerto porque al venir de nalgas absorben mucho líquido y respiraba un poco mal cuando ha salido, pero enseguida he visto que estaba bien. Ahora tendré que darles el biberón a los cuatro porque todavía no les pueden poner una sonda para que se alimenten de leche y de momento no han tetado», comenta el ganadero.

Un hecho insólito

La frecuencia de partos triples en raza vacuna es sumamente baja, tan solo se produce un caso de cada 10.000 partos. Pero lo que es todavía más insólito es un parto cuádruple de manera natural, ya que si una vaca es inseminada de forma artificial es más probable que se pueda dar este hecho. Hay varios elementos que pueden influir a la hora de que estos animales tengan partos múltiples, como por ejemplo su edad. En vacas de menos de tres años la probabilidad es muy baja, mientras que aquellas que tienen entre seis y diez años la posibilidad de concebir un parto múltiple aumenta. Una probabilidad que disminuye pasada esta edad.

Por otro lado si una vaca ha tenido previamente mellizos, es mucho más frecuente que vuelva a tener un parto múltiple. En cualquier caso, que los cuatro terneros hayan sobrevivido a este parto es un hecho excepcional y un regalo de la naturaleza. La ocasión de que una vaca de carne tenga un embarazo de estas características es tan solo de un 3%. La última vez que se dio el caso de un parto múltiple en Aragón también fue en el Pirineo en el año 2021. Fue en el núcleo de Besians perteneciente al municipio de Perarrúa en la comarca de la Ribagorza, pero en este caso la vaca, también de carne, únicamente parió tres crías.