Jornadas culturales

Villarroya del Campo revivirá su pasado celtíbero en unas nuevas Jornadas de Recreación Histórica

El municipio incorpora la recreación de un rito fúnebre a imagen y semejanza de como lo hicieron los 'primeros' habitantes de la localidad

Esta nueva edición se celebrará el fin de semana del 29 y 30 de junio

Un instante de la recreación celtibera del pasado año en Villarroya del Campo.

Un instante de la recreación celtibera del pasado año en Villarroya del Campo. / AYUNTAMIENTO DE VILLARROYA DEL CAMPO

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La localidad zaragozana de Villarroya del Campo viajará por tercer año consecutivo a su pasado celtíbero a través de las Jornadas de Recreación Histórica en las que se tratará de rememorar de la forma más rigurosa posible la vida en esta población de la Comarca de Daroca en la época celtíbera.

La diputada de Cultura, Charo Lázaro, el alcalde de Villarroya del Campo, José Carlos Franco, y el responsable del área de Cultura, Patrimonio y Celtiberia, Jesús Sebastián, han presentado este viernes en la Diputación de Zaragoza y explicado el objetivo y el contenido del programa de estas jornadas, organizadas por el Ayuntamiento y la asociación El Botear, que tendrán lugar el 29 y 30 de junio.

Charo Lázaro ha recordado la puesta en marcha del proyecto en el que además de Villarroya del Campo, se han implicado Villarreal de Huerva, Langa del Castillo y Torralbilla, todos de la comarca Campo de Daroca, que utilizará las últimas tecnologías de realidad virtual y que junto a este tipo de recreaciones se trata de "poner en valor el pueblo celtíbero, y la necesidad de mantener y recordar nuestras raíces".

"Se trata de ser lo más rigurosos posible con la historia", ha afirmado en la presentación José Carlos Franco, en un evento que ya en sus dos primeras ediciones se está convirtiendo en una cita para otras localidades que organizan este tipo de recreaciones.

Tras las dos primeras ediciones, en las que se trató de profundizar en el conocimiento de las excavaciones realizadas y de recrear el rito de las bodas, en esta ocasión "el plato fuerte -ha dicho Franco- será la recreación de los ritos funerarios".

Estas jornadas llevarán al municipio espacios de recreación histórica, talleres didácticos, demostraciones y visitas guiadas dinamizadas para divulgar el pasado de la localidad a los vecinos y visitantes, que también podrán disfrutar de un concierto, catas de vinos prerromanos y una cena celtíbera, entre otras acciones.

El desfile fúnebre y la recreación de rituales funerarios, la novedad de esta tercera edición, se desarrollará en un ambiente especial al estar el alumbrado apagado o muy tenue y al hacerlo coincidir con el ocaso del día.

Charo Lázaro ha recordado la importancia de llevar adelante este tipo de iniciativas en "un municipio pequeño, con la colaboración de los vecinos y con actividades redundan sin lugar a dudas tanto en el propio municipio que lo organiza como en los del entorno".

Franco ha agradecido la implicación de los vecinos, en un pueblo con 78 personas censadas, pero con unas 300 en época estival, que redunda en la vistosidad del evento al confeccionarse sus propios trajes de la época siguiendo pautas de la época para "rememorar más si cabe la forma de vida celtíbera de este municipio".

"En la edición de este año estrenamos unos pendones de inspiración celtíbera y además vamos a contar con la colaboración de los amigos de la Celtiberia de Badules", ha añadido José Carlos Franco sobre las novedades de este 2024.

Jesús Sebastián ha explicado que fue a finales del año 2016 cuando conocieron al arqueólogo Francisco Javier Gutiérrez y se empezaron a hacer catas en lugares estratégicos en las zonas más altas del pueblo, en cuyas faldas se asienta el casco urbano actual, y fueron apareciendo diferentes restos arqueológicos que dieron pie a poder datar cuál es el origen de Villarroya del Campo, que precisamente está en la época celtíbera". También ha apuntado que fue en los años 70 cuando se produjeron los primeros indicios y se apuntó la presencia de celtíberos en la zona, ya que hasta entonces eran los monumentos eclesiásticos los que marcaban la datación.

Según lo descubierto hasta ahora hay restos de tres culturas y ubicar los orígenes en el siglo VI antes de Cristo, pero el hallazgo de un par de piezas lo podrían llevar incluso un poco más allá hasta un milenio antes de Cristo y situarlo al final de la edad de bronce.