Guara Somontano reparte 5.000 ceniceros para promover un entorno natural sin colillas

La campaña lleva en marcha desde 2019 y busca concienciar sobre el impacto medioambiental de las colillas

Un cigarro encendido posado en un cenicero

Un cigarro encendido posado en un cenicero / PIXABAY

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La Comarca de Somontano de Barbastro promueve un verano más la campaña de turismo responsable dirigida a los visitantes y a la población local fumadora para tratar de concienciar sobre el impacto medioambiental que generan las colillas que se tiran al suelo.

La campaña, que se puso en marcha en 2019, recibe el nombre de 'Guara Somontano sin colillas' y busca apoyar el programa de Libera la Naturaleza de Basura, promovido por Seo Bird Life y Ecoembes.

Para sensibilizar a los visitantes y también a la población local sobre la afección medioambiental que provocan las colillas que se tiran al suelo se han distribuido 5.000 ceniceros portátiles que se podrán adquirir gratuitamente en las oficinas de turismo de la Comarca y ayuntamientos, así como a los distintos establecimientos turísticos del destino o empresas de turismo activo.

La vicepresidenta de la Comarca y consejera de Turismo, Pilar Lleyda, ha valorado el compromiso del territorio "para afianzarnos como un destino de turismo sostenible" y agradecía "a las más de cincuenta empresas colaboradoras, ayuntamientos y puntos de atención al visitante por el reparto de 5.000 ceniceros durante los meses de julio y agosto para sensibilizarnos sobre la afección medioambiental que provocan las colillas".

Es habitual ver cantidades importantes de colillas, no solo en los cascos urbanos, también en los espacios naturales. Además de lo contaminantes que son, afean los espacios y crea un grave peligro de generación de incendios forestales. Es una mala costumbre que esta campaña trata de reducir.

Según el informe de Libera la Naturaleza de Basura, las colillas están formadas por termoplásticos, altamente contaminantes. Al año se fuman 6 billones de cigarrillos en todo el mundo y, de estos, 4.5 billones son depositados en espacios públicos. Ya como deshechos, pueden viajar miles de kilómetros y contaminar diferentes ecosistemas y llegar a los océanos. Los estudios determinan que su efecto contaminante puede durar entre 1 y 12 años.