Joe Strummer, el que fuera uno de los dos líderes del grupo británico The Clash, falleció el domingo, de "forma repentina e inesperada", a los 50 años, en su casa de Somerset, al oeste de Inglaterra. Un fallo cardíaco se llevó a un venerado compositor que puso el acento político al punk británico y que firmó, solo o junto a Mick Jones u otros compañeros de la banda, himnos como London calling, Train in vain y Should I stay or should I go. Un portavoz de su familia dio ayer la noticia a la espera de que una autopsia revele la causa de la muerte.

Strummer, que nació el 21 de agosto de 1952 en Ankara (Turquía) como John Graham Mellor, estaba casado y tenía dos hijas, y había recobrado la actividad profesional a finales de los 90, tras más de 15 años de alejamiento de los escenarios. Joe Strummer & The Mescaleros, su nuevo grupo, había lanzado dos discos bienvenidos por público y crítica.

Sus cartas fueron un rotundo ideario político obrero y antirracista, y un talento creativo encarnado, sobre todo, en la pareja formada por Strummer (que, paradójicamente, era hijo de un diplomático británico y fue educado en escuelas exclusivas) y Mick Jones.

Los cuatro primeros discos de The Clash son piezas capitales no sólo del punk sino de la historia del rock, en particular el cuarto, London calling. Allí, el grupo se nutrió de la energía del primer rock´n´roll y asimiló géneros como el reggae y el ska para crear una música de desbordante identidad. En 1985, The Clash, sin Jones, grabó el póstumo Cut the crap , que obtuvo una fría acogida.

Si bien Jones se reactivó con Big Audio Dynamite, Strummer se apartó temporalmente del rock para coquetear con el cine (tuvo un papel secundario en Mystery train, de Jim Jarmusch). Se instaló una temporada en Granada (donde colaboró con el grupo 091 en su disco Más de cien lobos, de 1986), lanzó un discreto trabajo en solitario (Earthquake weather, 1989) y sorprendió a sus seguidores al unirse a The Pogues en una gira.

El regreso llegó en 1999, con The Mescaleros y un competente rock con acento fronterizo. En el 2002 salió de gira y se sumó a una iniciativa que trascendió hace sólo unos días: la composición, con Bono y Dave Stewart (Eurythmics) de una canción en homenaje a Mandela titulada 48864, para recaudar fondos para la lucha contra el sida en Suráfrica.