Paul McCartney quiere recuperar las canciones, pero le pertenecen a Michael Jackson y Sony y el ´beatle´ no quiere pagar una millonada por recomprar sus temas.