La DGA ha revocado la supresión de un puesto de trabajo en la Biblioteca de Aragón, decisión que fue adoptada y publicada en el BOA del día 13 de enero y que conllevó una serie de movilizaciones de los empleados del centro que, como apuntan, "han surtido los efectos deseados".

Aunque la decisión ha sido del agrado de los empleados, éstos han recogido durante sus acciones de protesta un total de 1.700 firmas entre los usuarios de la Biblioteca, que serán enviadas a la DGA. Con ellas manifiestan su desacuerdo por la eliminación de puestos de trabajo en este centro "lo que ocasionaría pérdidas en la calidad de las prestaciones y servicios que proporciona".

También se solicita que se doten las plantillas adecuadamente para que no se produzca, en determinadas fechas, el cierre o el recorte de los horarios de servicio al público.