Cuando Milos Forman llamó al director de orquesta británico sir Neville Marriner para que hiciera la banda sonora de la película Amadeus , sobre Mozart, Marrimer se puso a empalmar fragmentos de La Flauta Mágica o del Requiem sin haberse comenzado aún el rodaje. Forman aceptó aquella banda musical como el hilo conductor de su película.

Ahora, Marriner acaba de grabar en el Auditorio de Zaragoza, con la Orquesta de Cadaqués, los cuatro conciertos de madera de Mozart (los de flauta, oboe, fagot y clarinete), a razón de uno al día hasta el pasado viernes. El de clarinete, bajo su batuta, fue la melodía del filme Memorias de Africa , de Sydney Pollack.

Con más de 500 discos, Marriner se sitúa a la cabeza de los directores vivos en número de grabaciones. "Es muy rápido", señaló a este diario el director artístico de la orquesta de Cadaqués, Llorens Caballero. Graban con solistas de la misma formación: David Tomás Realp, fagot; Jaime Martín, flauta; Christopher Cowie, oboe; y Joan Enric Lluna, clarinete, quienes actuaron en Zaragoza el pasado fin de semana con Marriner. Este director asegura que la Mozart es la mejor sala de conciertos de España y la compara con "una caja de música".

"No es lo mismo dirigir un concierto que una grabación --recuerda Llorens Caballero--, ya que en la intensa comunicación inmediata del concierto, si hay una equivocación no importa, pero no se puede dar por buena si aquello se graba", de ahí las interrupciones continuas, (antes se cortaba físicamente la cinta, ahora se actúa con ordenador).

El director artístico de la Orquesta de Cadaqués señala el reto que supone salir a competir con esas grabaciones, dado que "todo el gran repertorio está ya grabado, y el mercado se sitúa ahora en discos sobre compositores coetáneos de Mozart, por ejemplo". La orquesta ya tiene experiencia discográfica con autores como Gounod, Arriaga o Montsalvatge.

Cadaqués es un pueblo de 1.700 habitantes, habituado no sólo a Dalí, sino a Picasso, Miró, Chagall, Duchamp o Walt Disney. Desde 1970 acoge en la iglesia barroca conciertos veraniegos de cámara y en 1988 creó una orquesta privada de 40 profesores, la única entonces de la Costa Brava, que se mantiene por los esponsores y por los promotores que contratan sus conciertos. hasta su muerte el pasado año, Montsalvatge fue su compositor residente.