La página web oficial de la película (ww.deathofapresident.com) incluye una prestación nada usual: las críticas de quienes han visto la película y, también, las de los que no la han visto. Entre los segundos están la senadora demócrata Hillary Clinton, líderes del Partido Republicano de Tejas y el actor Kevin Costner.

En declaraciones a los medios, la exprimera dama de los Estados Unidos empleó el adjetivo "despreciable" para hablar de este proyecto. "Creo que es absolutamente vergonzoso. Me pone enferma que alguien intente sacar provecho de una premisa tan horrible", aseguró Hillary Clinton.

Costner, por su parte, optó por ponerse en la piel de un miembro de la familia Bush para rechazar este falso documental de 93 minutos. "Es horrible si eres su hija, su esposa, su madre o su padre. Hay una cosa que no podemos perder como seres humanos --declaró el actor--, y es la empatía con el que probablemente sea el trabajo más difícil del mundo".

No es de extrañar tampoco que se hayan lanzado a la yugular de Range los republicanos de Tejas por boca de su portavoz, Gretchen Essell. Bush es de su partido y, además, fue gobernador de su estado. "No podemos apoyar un filme que dramatice el asesinato de nuestro presidente, real o imaginado. Es escandaloso y preocupante".