Dos grandes de la música, el cantautor francés Charles Aznavour y el pianista y compositor cubano Chucho Valdés se unirán por primera vez en un disco que comenzó a grabarse esta semana en Cuba. El disco combina románticas letras y la sonoridad de los ritmos de la isla, y contará con la participación del también cubano Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat y la intérprete argentina Mercedes Sosa.

Valdés ha declarado que la idea del disco es de Aznavour y surgió a principios de este año. "Es él (Aznavour) quien quiso acercar sus canciones --todas nuevas-- a los ritmos cubanos, adaptarlas y darles un toque de la rítmica de la isla".

El mítico artista francés, de 82 años y autor de casi un millar de canciones, estará en La Habana unos veinte días para avanzar en la grabación de la música en los estudios Abdala, creados por Silvio Rodríguez. Grabará en francés, pero hará versiones en español.

El disco, aún sin título, estará integrado por 11 temas, incluido un instrumental, en el que se funden diferentes ritmos cubanos tradicionales, como el chachachá, el danzón y el bolero, y saldrá a la venta el año que viene. Según Chucho Valdés, el resultado "es totalmente diferente, no lo podría definir, es una mezcla muy bonita que se podrá apreciar cuando el público la escuche".

Mientras, Valdés, ganador de cinco premios Grammy, se prepara para grabar otro disco, esta vez con su compatriota Pablo Milanés. "Hicimos ya una primicia en el festival Jazz Plaza del año pasado y el público se quedó encantado, también en España hubo lágrimas y aplausos". El pianista también estará junto a su padre, Bebo Valdés, en el homenaje que éste recibirá en el 2007 por su 88 cumpleaños.