Pujol declaró que, siguiendo la omnipresente estela del Código Da Vinci de Dan Brown, había varias novelas que seguían la línea de "conjuras esotéricas" con "sectas misteriosas", de esas que tanto proliferan últimamente en los estantes de toda librería que se precie.

Igualmente, señaló que como cada año hay un "repertorio variado" en el que predomina la novela histórica, a veces combinada con una crónica familiar, que permite reconstruir una parte de la historia de un país e incluso destacó uno de los libros presentados que se remonta incluso a la historia bíblica de Adán y Eva.