Amancio Prada traerá esta noche al Teatro Principal (21.00 horas) su recital El cantar tiene sentido, con el que homenajea a su amigo Chicho Sánchez Ferlosio, fallecido en 2003. La gira pone en escena el disco Hasta otro día, publicado el año pasado. Se trata de un trabajo que recoge los temas favoritos de Sánchez Ferlosio compuestos por otros artistas, y algunos propios que nunca fueron grabados. Lo cual no es muy extraño, en un artista que a pesar de lo que significó para la música de autor grabó un sólo disco, A contratiempo en 1978, y dijo de él que "ya nació con graves deformaciones".

Chicho Sánchez Ferlosio fue hijo del escritor falangista Rafael Sánchez Mazas, pero pronto renegó de las enseñanzas de su padre y se unió activamente a la oposición al régimen de Franco, con su talento poético como arma. Muchas de sus canciones anónimas, como Gallo Negro, Gallo Rojo, se convirtieron en himnos. Ya en democracia, sus protestas se dirigieron contra todas las injusticias, desde la corrupción y el terrorismo de Estado del PSOE hasta el despido de los trabajos de Sintel.

Su figura ha inspirado a muchos otros artistas, con los que ha colaborado en multitud de discos: Javier Krahe, Joaquín Sabina, Alberto Pérez... Uno de estos amigos, Amancio Prada, le dedica ahora este espectáculo que tendría que haber sido de los dos, si la enfermedad y posterior muerte de Sánchez Ferlosio no lo hubiese impedido.

El leonés Amancio Prada, que lleva en lo más alto del olimpo de los cantautores desde que alcanzara la fama en 1973, nada menos que al lado de George Brassens, le dedica este disco y esta gira "al cantor con más gracia y talento que he tenido la suerte de conocer". Destaca de él que "vivió siempre de espaldas a la fama, a la promoción, al escaparate...", pero a pesar de ello dejó "canciones que son huella sonora que ha dejado en mi vida y en la de tantos amigos: su memoria".